Formosa, Lunes, 21 de agosto de 2017 - 16:Aug:02 -

Recomiendan evitar llevar objetos sueltos en el auto

05/11/2016 Debemos tener en cuenta siempre que todo lo que vaya adentro del auto debe ir bien sujetado. En caso de una frenada brusca o impacto, esos objetos sueltos pueden convertirse en un proyectil que puede dañar o, incluso, causar la muerte de los ocupantes

Es muy común encontrar cosas sueltas en el vehículo, como un celular, biromes, llaves, juguetes de los chicos, bolsas del supermercado, portacosméticos, notebooks, bolsos, entre otros. Esta acción de llevar objetos sueltos en el auto suele parecernos inofensiva, pero no es así.

Cuando un automóvil está en circulación, todos los elementos que se encuentran en su interior están animados con su misma velocidad. Esto quiere decir que, si producto de un impacto o de una frenada brusca el vehículo se detiene violentamente, los objetos sueltos salen proyectados a la misma velocidad a la que circulaba el auto. Por eso, un elemento que, por ser liviano, parecería inofensivo puede convertirse en un peligroso proyectil debido a la velocidad de desplazamiento.

En este sentido, debemos tener en cuenta siempre que todo lo que vaya adentro del auto debe ir bien sujetado. Como las personas deben colocarse el cinturón de seguridad, los objetos deben viajar ubicados correctamente en el baúl o en algún portaobjetos cerrado dentro del vehículo, como por ejemplo la guantera.

Para tomar conciencia del peligro al que estamos expuestos es suficiente hacer esta simple cuenta: cualquier objeto, persona o animal que viaja dentro de un vehículo en el momento de un impacto, se proyecta hacia adelante con una fuerza equivalente a 17 veces el propio peso. Sin embargo, según las características del choque, esta fuerza podría ser aún mayor.

Tal es así que, por ejemplo, una notebook de 4 kilogramos de peso apoyada en la bandeja debajo de la luneta trasera, se proyectará hacia adelante con una fuerza de aproximadamente 70 kilogramos, lo que la convertirá en un verdadero proyectil capaz de producir a los ocupantes gravísimas lesiones o, incluso, la muerte. Tené en cuenta que en el auto cada cosa va en su lugar, no sólo para mantener el orden, sino también por la seguridad de todos.


Peligro

Cuando un automóvil transita a una cierta velocidad, todos los elementos que se encuentran en el interior del habitáculo obviamente están animados con la misma velocidad de circulación. Si producto de un impacto o de una frenada brusca, el vehículo se detiene violentamente, los objetos sueltos por unos instantes salen proyectados a la misma velocidad que traían.

Por tal motivo, un elemento que por su liviano peso parecería inofensivo (por ejemplo un teléfono celular) debido a la velocidad de desplazamiento puede convertirse en un peligroso proyectil.

En muchos de los accidentes de tránsito analizados en CESVI Argentina se pudo observar que los elementos de seguridad pasiva de los automóviles protegieron a los ocupantes de sufrir lesiones graves, no obstante, éstas se produjeron producto del impacto de elementos que se encontraban sueltos dentro del habitáculo.

“Por tal motivo, creemos que se incrementa significativamente la seguridad, simplemente poniendo los elementos pequeños en los compartimentos que poseen los vehículos para tal fin, y los de mayor tamaño correctamente estibados en el baúl”, aseguraron.


Comentarios0
MAS NOTICIAS
Andar en bicicleta: errores que no se deben cometer
Cultura Vial
El aumento de la cantidad de bicicletas en la vía pública es también un asunto a tomar en cuenta en materia de seguridad vial
Las normas de tránsito más absurdas del mundo
Cultura Vial
En algunos lugares del mundo, conducir un auto sucio es motivo de multa, transportar a un gorila en el asiento delantero está permitido pero no así en el trasero y salpicar a un peatón es punible de sanción. Cuáles son los países y las leyes de tránsito más irrisorias
Pocos vehículos respetan las rampas para discapacitados
Cultura Vial
Decenas de lectores se preocupan por la falta de respeto de muchos conductores que estacionan sus vehículos en cualquier lado; en garajes, sobre la vereda, o -la más preocupante- tapando las rampas