Formosa, Jueves, 27 de abril de 2017 - 23:Apr:23 -

El amor a su pueblo impulsa a una docente a encarar proyectos comunitarios

20/11 Cuando era estudiante, su padre la llevaba a caballo desde Boca Riacho Pilagá para no perder días de clase. Ahora, como maestra de grado, promueve distintos proyectos para a mejorar la calidad de vida

La vocación de servicio en lo laboral y el compromiso con el entorno son vitales y ponen de manifiesto una marca distinta en cualquier ámbito, tanto que esos valores se traducen en la transformación del entorno.

La historia de este lunes tiene que ver con esto porque muestra a una mujer que siempre tuvo como modelo de entrega y sacrificio a sus padres y que puso todo su esfuerzo por superar las limitaciones económicas y sociales para salir adelante en la vida.

Pero lo más noble del caso es que esas ansias de superación no pretendían su beneficio personal sino la recuperación de la dignidad de los pobladores de su comunidad, a través del trabajo y el agregado de valor.

La protagonista es Laura Ester Pavón, que vive en Boca Riacho Pilagá con su familia y trabaja como docente en la Escuela de Frontera Nº 15 “Cabo Primero de la Prefectura Naval Argentina Julio Omar Benítez”.

Nació en Formosa el 8 de abril de 1976 y conoce el sacrificado mundo del poblador rural. Hizo la Primaria en la Escuela de Frontera Nº 2 de Mojón de Fierro, la Secundaria en el colegio Gobernador “Juan José Silva” (Ex-Nacional) y se recibió como profesora para la Enseñanza Primaria en el Instituto de Formación Docente “Félix Atilio Cabrera”.

Proviene de una familia de escasos recursos. Su madre, Eustasiana Díaz Acosta, es ama de casa y trabajó durante muchos años como cocinera en una estancia; mientras que su padre, Francisco Pavón, (ya fallecido) era peón rural.

Sus padres siempre le inculcaron la cultura del trabajo y el espíritu de lucha y superación. Comparte el título de hija con sus hermanos Raquel, Ana, Rocío y Hugo, éste último también fallecido.

Esta mujer, comprometida con la realidad de su comunidad, está casada con Luis Céspedes y es madre de Santiago de un año.

“Papá era peón rural y cuando llovía durante el fin de semana, me sacaba desde Mojón de Fierro a caballo hasta la avenida De Los Constituyentes en el Circuito Cinco. De ahí iba en un colectivo urbano hasta la calle Juan José Silva y 9 de Julio, donde me hospedaba de lunes a viernes una familia conocida. Cuando estaba terminando el colegio papá enfermó y murió. Fue un golpe muy duro para toda la familia”, comentó.

Su idea original era estudiar Odontología en Asunción tras terminar el secundario pero la vida la llevó para otro lugar. En medio de su indecisión, una amiga la invitó a estudiar Magisterio y se embarcó en ese proyecto hasta recibirse en 1998. Para poder estudiar trabajaba mañana y tarde como ayudante de una odontóloga y por la noche cursaba su carrera en el Instituto de Formación Docente.

“Mi papá siempre me decía que tenía que recibirme de algo para no depender del hombre desde lo económico. Me inculcó la cultura del trabajo y el esfuerzo, que son valores que se van perdiendo y que debemos recuperarlos”, dijo entre lágrimas al recordar a Don Francisco Pavón.

Boca Riacho Pilagá es una comunidad rural ubicada a unos 12 kilómetros de Mojón de Fierro y la zona está caracterizada por la presencia de pescadores.

“Como me siento identificada con mis alumnos, siento la necesidad de motivarlos y hacerles entender que la pesca no es todo, que pueden estudiar y superarse y si acaso entienden que quieren seguir en el ámbito rural y con la pesca, agregarle valor a la actividad para que sea más rentable y mejoren en su calidad de vida”, señaló.

Así surgió “el proyecto cría de pacú en laguna Estanca en Mojón de Fierro”, que consiste en poner en práctica el pesque y pague en Laguna La Ninfa.

“Nuestro objetivo fue dar al pescador deportivo la posibilidad de capturar piezas importantes, en un ambiente muy parecido al natural, por eso la intención es sembrar juveniles de pacú, alimentarlos, buscando su desarrollo, soltar algunas canoas, en una laguna de unas 20 ha, que sigsaguea entre montes y pajonales como un riacho de la zona, donde el pescador busque su captura, con cierto grado de dificultad, casi similar a las condiciones naturales”, indicó.

También logró que jóvenes de la comunidad se capaciten en un curso de acuicultura en el Centro de Desarrollo Acuícola en Corrientes.

El proyecto es acompañado por vecinos y profesionales del Ministerio de la Producción y Ambiente de la provincia, pertenecientes al área de acuicultura, realizando mediciones en la represa, donde se lleva adelante las prácticas, para la adquisición de conocimientos.


Vocación de servicio

En el 2002 comenzó a ejercer como maestra en la Escuela de Frontera 15, del paraje Boca Riacho Pilagá, luego de haber cubierto algunas suplen- cias entre 1999 hasta el 2001 en varias escuelas, como la 58 y la Escuela de Frontera 2 de Mojón de Fierro.

“En mis primeros años, teníamos un patio, con piso, pero sin techo, y se hacían los actos en el patio. Comenzábamos en el patio con piso y terminábamos debajo de las sombras de los árboles. En el 2006, con el esfuerzo conjunto de la Fundación YPF, el Ejército Argentino, a través del Regimiento de Infantería de Monte 29, con asiento en la ciudad de Formosa, y el Ministerio de Cultura y Educación provincial, más la valiosa colaboración de los vecinos, se logró refaccionar y ampliar la escuelita. Ahí tuvimos la gracia de contar con el patio cubierto, hecho en madera, marcando la tendencia y resaltando los aspectos sobresalientes de nuestra comunidad, apuntando al turismo y la producción”, destacó.

Esta mujer es promotora natural de varios proyectos como las huertas a través de las semillas que consigue a través del programa Prohuerta del INTA o “Cuidemos nuestro río”, en el que involucró a los propios alumnos en la recolección que la basura generaba por los pescadores, como una manera de generar conciencia entre los propios estudiantes y los demás integrantes de la comunidad.


Un premio que genera esperanza

La docente Laura Ester Pavón fue premiada con el primer puesto en la categoría Idea Innovadora por la Cámara de Comercio Argentino – Británica (CCAB) por su proyecto “Cría de pacú en laguna estanca para la práctica del pesque y pague”, en el marco de la IV Edición del “Premio CCAB al Liderazgo Sostenible”.

“Para nosotros este premio es un signo de esperanza porque estamos trabajando desde hace tres años, investigando y aprehendiendo. Se suponía que el pacú no se desarrolla en agua estancada y nosotros pudimos confirmar que sí lo hace. Mi objetivo principal es que mis alumnos se capaciten, participen, se sientan motivados. La idea surgió entonces porque no podía sólo con ellos, así que decidimos vincular escuela y comunidad. Llevamos adelante distintas etapas de experimentación y capacitación”, resaltó.

Aclaró que el proyecto no sólo se limita en ir a pescar y pagar por la pieza de pacú capturada sino ofrecer distintos servicios anexos que generen posibilidades de mano de obra para los propios pobladores de la zona.

“Para llegar a la zona del pesque y pague se puede ofrecer un recorrido a caballo con guía, avistaje de aves, disponer de un muelle con canoas, comidas alternativas al pacú. Todo un circuito motivado por el interés que despierta el pacú”, añadió.

Comentarios0
MAS NOTICIAS
Marcos Fernández asegura que existe un resurgir del uso de la bicicleta, actividad que ayuda a cuidar la salud
Historias de vida
Don Marcos Antonio Fernández lleva 46 años de trabajo en el rubro. Comenzó a los 12 años y sostiene que la bicicleta nunca pasará de moda. Dijo que el boom de la motocicleta trajo sedentarismo y enfermedades como el estrés
Desde su trabajo de enfermera logró entender el dolor del otro
Historias de vida
La protagonista de hoy es María Cristina Vera. En noviembre del año pasado recibió un reconocimiento por sus más de 40 años de servicio en el Hospital Central. Desde el 2008 trabaja en el Programa Provincial de Diabetes del Hospital Distrital del 2 de Abril. Tiene el posgrado en docencia universitaria, enseña en la Universidad de Formosa y le falta rendir la final para obtener el título de locutora nacional
Patiño, un hombre que transmitió a lo largo de décadas su amor por el dibujo y la pintura
Historias de vida
El protagonista de hoy es todo un referente de la fotografía en Formosa. Comenzó como aprendiz en “Foto Real” en 1958 y se desempeña como fotógrafo desde 1960. Ahora ya está retirado y dos de sus hijos siguen con la actividad
} }