Formosa, Lunes, 23 de octubre de 2017 - 16:Oct:06 -
Hola Argentina

Mastodon, la red social que quiere "aplastar" a Twitter

05/04/2017 Un nueva plataforma social está aprovechando la caída de Twitter para hacerle la competencia. Se llama Mastodon y viene pisando fuerte. Te contamos en qué se parece y en qué se diferencia de la red social de Jack Dorsey.

Al pajarito de Twitter hace tiempo que le cuesta volar.

El número de seguidores de la plataforma se ha estancado y sus acciones han caído en picado (un 13%).

Según los resultados financieros de su último informe fiscal, la red social tiene la misma cantidad de usuarios activos que hace tres meses (320 millones al mes), algo que la compañía llevaba tiempo intentando evitar con una serie de cambios que no lograron el éxito esperado.

Pero, además, a la empresa de Jack Dorsey le ha surgido un fuerte competidor.

Se llama Mastodon y viene pisando fuerte.

"Mastodon es una red social gratuita y abierta. Una alternativa descentralizada a las plataformas comerciales", se lee en el sitio web del nuevo competidor de Twitter.

"Elige el servidor que desees y podrás interactuar con todo el mundo. Cualquiera puede tener su propio Mastodon y participar en la red social por igual", agregan.

Pero tiene muchas similitudes con Twitter (y algunas diferencias).

"Menos publicidad, más privacidad"

Por ejemplo, permite utilizar más caracteres, promete menos espacio para el abuso, menos publicidad y mejores herramientas de privacidad.

Estas son sus principales características, de acuerdo con sus creadores:

Timeline (muro) cronológico y público
500 caracteres por publicación
Posibilidad de enviar GIFTs animados y videos cortos
Opciones de privacidad
Herramientas de bloqueo y silenciamiento
Diseño ético: sin avisos publicitarios ni rastreo
Abierto para aplicaciones y servicios

La red fue creada por el desarrollador de software alemán Eugen Rochko (quien es, por cierto, un usuario activo en Twitter).

Rochko decidió dar vida a su proyecto cuando Twitter instaló un nuevo algoritmo que impedía que los tuits se sucedieran en orden cronológico, algo que definía la naturaleza de la aplicación.

La red social de este joven alemán todavía está muy lejos de superar los tres centenares de usuarios en Twitter, pero parece que ha comenzado con buen pie.

El 31 de marzo, Rochko publicó un mensaje en la plataforma de microblogging Medium en el que explicaba cómo era su nueva plataforma.

En apenas 48 horas, su número de usuarios aumentó un 73%: ya son más de 41.000 (y sigue creciendo) y más de un millón de entradas.

¿TweetDeck?
"La interfaz (de Mastodon) recuerda a la aplicación TweetDeck y se pueden escribir historias cortas", dice Rochko.

"Pero una de las principales diferencias con Twitter [...] es que los usuarios están distribuidos en comunidades independientes y diferentes, aunque permanecen unidos en su capacidad para interactuar entre ellos y establecer conexiones".

Una de ellas es mastodon.social. Pero hay muchas más, y funcionan como punto de entrada, con un nombre de usuario único.

Otra diferencia, según el informático, es que es un software libre y de código abierto, lo cual, según Rochko, se traduce en "libertad del usuario", no en el valor de la aplicación.

Por último, dice el alemán, su límite de 500 caracteres (frente a los 140 de Twitter) "permiten conversaciones más matizadas y menos 'tweetstorming'"

¿Tendrá éxito? Todavía está por ver. Mientras tanto, Twitter buscará la manera de levantar un vuelo que cada vez parece más pesado.


Fuente: www.t13.cl

Comentarios0

MAS NOTICIAS
Amazon llega a la Argentina
Tecnología
El gigante del eCommerce abrirá una oficina administrativa en Buenos Aires. Además, el interés por avanzar con negocios para ofrecer servicios en la nube
Cómo es el nuevo malware espía que se propaga por Adobe Flash
Tecnología
Fue introducido por un grupo hacker en una plataforma que emplean Gobiernos en diferentes partes del mundo
El gobierno desactiva las redes WiFi por precaución
Tecnología
La medida se tomará debido a la falla mundial por el uso del sistema KRACK. Qué riesgos hay.