Formosa, Domingo, 23 de julio de 2017 - 23:Jul:38 -

“Detrás de un adicto hay una persona con valores, que puede recuperarse"

16/07/2017 Lo dijo Diego David Villalba, un hombre que consumió drogas desde los 17 años hasta los 25. Estuvo internado en una clínica de Buenos Aires al borde de la muerte.

Mientras a través de los medios de comunicación se difunden procedimientos con secuestros de enormes cantidades de droga en distintos puntos de la provincia y el narcotráfico pareciera estar en pleno apogeo, hay adolescentes, jóvenes y adultos que dejan atrás las adicciones y testimonian a diario que la recuperación es posible.

Uno de estos héroes anónimos es Diego David Villalba, que fue capaz de dejar en el pasado el consumo de marihuana, psicofármacos y bebidas alcohólicas y vivir un presente de esperanza, proyectos y servicio comunitario.

Diego tiene 35 años y a los 25 estuvo cara a cara con la muerte. Terminó internado en la clínica psiquiátrica Open Door de Buenos Aires, desde donde lo sacó su padre y lo trajo de nuevo a Formosa. En ese momento había tocado fondo y poco le importaba vivir o morir. 

Cuando todo era oscuridad y su vida se desvanecía, se aferró a dos pilares fundamentales para dejar ese mundo de sufrimiento y enfrentar la etapa de recuperación: su familia y la fe en Dios. 

Su madre, Efigenia Inés Cano, es ama de casa y su padre, Rodolfo Villalba, se desempeña como empleado de la administración pública. Tiene cuatro hermanos: Eduardo, Pamela, Matías y Santiago. 

► NOTA COMPLETA EN NUESTRA EDICIÓN IMPRESA DEL 17/07

Comentarios0
MAS NOTICIAS
Fabrica barriletes hace más de 50 años y brinda talleres gratuitos para niños
Historias de vida
Es formoseño, retirado de las Fuerzas Armadas y vive en el barrio Parque Urbano II. Practica paracaidismo desde los 14 años y pone su mejor esfuerzo para mantener vigente la tradición de hacer remontar las “pandorgas”
Alternó sus ocupaciones laborales, de madre y esposa para recibirse de licenciada en Enfermería a los 50 años
Historias de vida
Laura Isabel Molina es mamá de cinco hijos y trabajó de portera, cocinera de escuela, cuidadora domiciliaria y empleada doméstica para costear sus estudios y ayudar al presupuesto familiar.
Patricia Rivaldi, la primera mujer en llegar a la jerarquía más alta dentro del Regimiento
Historias de vida
Es suboficial mayor. Lleva 31 años dentro del Ejército. Hace 21 años cumple funciones en Formosa, es encargada de la farmacia y de la Sección Sanidad del cuartel.
} }