Formosa, Lunes, 16 de julio de 2018 - 15:Jul:51 - loading
Hola Argentina

“Detrás de un adicto hay una persona con valores, que puede recuperarse"

16/07/2017 Lo dijo Diego David Villalba, un hombre que consumió drogas desde los 17 años hasta los 25. Estuvo internado en una clínica de Buenos Aires al borde de la muerte.

Mientras a través de los medios de comunicación se difunden procedimientos con secuestros de enormes cantidades de droga en distintos puntos de la provincia y el narcotráfico pareciera estar en pleno apogeo, hay adolescentes, jóvenes y adultos que dejan atrás las adicciones y testimonian a diario que la recuperación es posible.

Uno de estos héroes anónimos es Diego David Villalba, que fue capaz de dejar en el pasado el consumo de marihuana, psicofármacos y bebidas alcohólicas y vivir un presente de esperanza, proyectos y servicio comunitario.

Diego tiene 35 años y a los 25 estuvo cara a cara con la muerte. Terminó internado en la clínica psiquiátrica Open Door de Buenos Aires, desde donde lo sacó su padre y lo trajo de nuevo a Formosa. En ese momento había tocado fondo y poco le importaba vivir o morir. 

Cuando todo era oscuridad y su vida se desvanecía, se aferró a dos pilares fundamentales para dejar ese mundo de sufrimiento y enfrentar la etapa de recuperación: su familia y la fe en Dios. 

Su madre, Efigenia Inés Cano, es ama de casa y su padre, Rodolfo Villalba, se desempeña como empleado de la administración pública. Tiene cuatro hermanos: Eduardo, Pamela, Matías y Santiago. 

► NOTA COMPLETA EN NUESTRA EDICIÓN IMPRESA DEL 17/07

Comentarios

MAS NOTICIAS
Fue el último jefe de la estación de Ferrocarril de Gran Guardia y sueña con habilitar un museo
Historias de vida
Nicandro Villasanti conserva como preciosos tesoros muchos de los artículos que se usaban en la estación. Telégrafo, boletos, libro de actas y uniformes forman parte de su colección
En el mes de su 54º aniversario de sacerdocio, el padre José Ceschi se recupera de un ACV con la alegría y la fe intactas
Historias de vida
No puede hablar y se traslada en silla de ruedas, pero sigue siendo ejemplo de obediencia a Dios y alegría franciscana
Sin comida ni refugio, un niño de 4 años sobrevivió 11 días perdido en el monte
Historias de vida
Ocurrió en Gran Guardia en el año 1956. En contra de todos los pronósticos, Luis Cocherez soportó lluvias, frío, hambre, miedo y una angustiante soledad. Una historia de tristeza y milagro