Formosa, Viernes, 20 de octubre de 2017 - 11:Oct:29 -
Hola Argentina

DE UNA LEY DEL TEATRO, AL TEATRO DE LA LEY

23/07/2017 Formosa tiene un sector teatral vivo, activo y en constante crecimiento: Hay proyectos, propuestas e ideas, hay artistas que la luchan día a día y que trabajan para que la rueda siga girando; para que el teatro, máxima expresión canalizadora de los pueblos, no decaiga ni desaparezca. Para eso, hay que protegerlo, empujarlo, apoyarlo y alentarlo más allá de los aplausos, y esto se logra con una ley que reconozca el teatro local independiente, a sus artistas, y le otorgue la importancia social que merecen.

Este año se cumplen 20 años de la promulgación de la Ley Nacional del teatro y son varias las provincias que además cuentan con una ley provincial o están trabajando en una. Formosa no la tiene pero la necesita. Los actores formoseños Carlos Leyes y Martín Iza explicaron el panorama e invitaron a Cronopio, sumarse al reclamo por una Ley Provincial del Teatro.

EL TEATRO DE LA LEY

“La Ley Nacional dispuso representaciones en todo el país, que han logrado que cada provincia tenga una representación regional, que conduzca junto a otros compañeros, el Consejo de Dirección del Instituto Nacional del Teatro. Ha generado un movimiento federal de teatro que ha logrado que los grupos independientes de teatro de todo el país, con una actividad permanente, de manera continuada, puedan tener alguna financiación acorde a lo que realizan. El movimiento de leyes provinciales comienza casi en paralelo porque sucede que en algunos distritos como Buenos Aires, Córdoba, Mendoza, Santa Fe. Los fondos de esta distribución federal no son suficientes para que todos los grupos de teatro independiente puedan tener acceso, de modo que en la mayoría de los casos, tomando de modelo la Ley Nacional de teatro, que es una ley muy buena, sobre todo por la forma de gobierno participativo y federal por un lado, y además por la distribución presupuestaria equitativa, se han impulsado leyes provinciales que garantizaran mayor financiación”, explicó Leyes.

La Ley Nacional del teatro no trabaja con adhesiones, funciona en todo el país con estas representaciones, pero son distintos instrumentos. Según comentó, entre un 30 y un 40 por ciento del total de las provincias, hoy ya cuenta con una ley: Tucumán, Jujuy, Buenos Aires, y Ciudad Autónoma son unas de las primeras, por nombrar algunas. En cuanto a nuestra región, Misiones ha sancionado recientemente una ley provincial, sin embargo aún hay una cuestión por resolver: de dónde salen los fondos para financiarla y qué estructura se crea o genera para que empiece a funcionar. En el caso de Corrientes, hay un movimiento que está a punto de lograra la sanción pero han tenido idas y vueltas, perdieron estado parlamentario y luego lo volvieron a alcanzar. Formosa, es una de las provincias que aún no tiene, pero que se está moviendo por ello.

FORMOSA

Entre capital y el interior, en Formosa hay cerca de veinte grupos de teatro independiente. Según Leyes, que en agosto se desprenderá de la dirección del Instituto Nacional del Teatro, hay un desafío con el interior que queda pendiente: hace falta un trabajo de mayor desarrollo; no obstante, comentó: “Detectamos que hay ciertas localidades que tienen una importa teatral más fuerte que otra, como San Martin 2, Güemes, Comandante Fontana, donde hay un foco y faro muy importante. Pirané también, para mi es la segunda ciudad teatral de Formosa”. 

En este sentido, agregó que es en los focos donde comienza a brotar el interés juvenil por el teatro, ya sea con los juegos evita o con la feria de teatro joven, o tal vez por profes con ganas de promover, es donde hay que hacer apoyo. “En cuanto a la capital, caminó solo –agregó-, hay grupos con mucha actividad, muy buena producción que nos representan no solo fuera de la provincia sino también en el extranjero”. 

LEY PROVINCIAL

“El año pasado nos reunimos con todos los teatreros de la provincia a hablar sobre cómo construir una ley. Tomamos de base la ley de la provincia de Buenos Aires con la de Misiones y la adaptamos a nosotros, a nuestra realidad. Fue un trabajo arduo establecer un ante proyecto. La idea es juntar apoyo de todo el país. El año pasado comenzamos una movida a la que se prendieron diferentes figuras del teatro a nivel nacional, uno de los que empujan con insistencia es Lito Cruz.”, dijo Martín Iza.

“Lo que suele ser lo más complejo termina siendo al parte presupuestaria, que para eso, antes de que el proyecto tome un estado parlamentario, es importante tener una mirada de los legisladores que integran la comisión de presupuesto para evaluar la factibilidad, la viabilidad. Por ahora, falta un trabajo técnico en donde el interés de todos para que salga la ley no debe decaer, porque luego viene un proceso más político que técnico”, agregó Leyes.

Por su parte, Martín expresó: “Los actores somos sobrevivientes. En Formosa hay un movimiento de teatro independiente que no decae por más tiempos violentos que puede haber”. Desde las danzas rituales de los originarios hasta las máximas manifestaciones monárquicas, la importancia del teatro jamás fue discutida. Sin embargo el rol del artista de teatro, (actor, dramaturgo, director, técnicos, utileros, vestuaristas, etc.) siempre ha sido visto como un oficio de entretenimiento menor por parte de las sociedades, quizás porque el trabajador teatral hace su arte en la más absoluta soledad y silencio. 

¿Por qué Formosa? ¿Por qué una ley?

“Los años han transcurrido para todos aquellos que dedican su tiempo y vocación al arte teatral, mal pago, como un hobbie, o como profesión de aquellos que no eligen un quehacer convencional. Se desconoce el sacrificio y compromiso que conlleva el oficio del realizador teatral, se desconoce todavía los alcances sanadores del teatro, no solo como entretenimiento sino como vehículo de expresión, reflexión y como generador de salud mental”, contextualizó Iza y agregó: “Por ello, como simples trabajadores, dentro del NEA, quienes nos dedicamos a esto hemos tratado de sistematizar y profesionalizar nuestro arte como cualquier trabajador que forma parte del contexto social que requiere y al que asisten los mismos derechos y obligaciones de cualquier ciudadano”.

Los teatreros piden una ley porque quieren dignificar su tarea. En la actualidad, en Formosa, los grupos de teatro independientes, los artistas y todos aquellos que se relacionan con el teatro, no cuentan con un respaldo legal que los avale, está claro. “Por esto presentamos nuestro proyecto, esperando contar con el auspicio y apoyo de la sociedad formoseña, esperando poder retribuir positivamente como parte de la educación, el arte y la cultura”, concluyeron.




Comentarios0