Formosa, Martes, 26 de septiembre de 2017 - 09:Sep:41 -

Jitrik: “La literatura es cierta capacidad de transformación”

27/08/2017 En un diálogo exclusivo con este suplemento, el escritor, investigador y crítico ofreció varias definiciones acerca de la escritura, las obras literarias y los vínculos entre las Letras y el periodismo

En una entrevista exclusiva con Cronopio, el reconocido crítico, escritor e investigador Noé Jitrik, quien visitó por primera vez nuestra provincia en el marco del XIX Congreso Nacional de Literatura Argentina, realizado en la Universidad Nacional de Formosa, se refirió a la literatura, a la que definió como “cierta capacidad de transformación”, las características de una obra maestra y las relaciones entre el periodismo y el discurso literario, entre otras cuestiones.

Jitrik tiene 89 años y es considerado el crítico literario más importante de la Argentina, con una extensa trayectoria iniciada en 1956, sumando más de seis décadas de labor. Realizó análisis literarios para la recordada revista Contorno y para muchos otros medios de comunicación. Fue profesor en diversas casas de altos estudios y, desde 1997, es el director del Instituto de Literatura Hispanoamericana de la Universidad de Buenos Aires. Dirigió la obra “Historia Crítica de la Literatura Argentina”, que se publicó en doce tomos. Obtuvo varios reconocimientos, incluyendo tres premios Konex, y recibió doctorados Honoris Causa de varias universidades. Durante el XIX CNLA, fue declarado Profesor Honorario Extraordinario por la UNaF. Asimismo, escribió ensayos, novelas, recopilaciones de poemas y relatos.

“Desde que publiqué mi primer libro, he trabajado casi constantemente. En un principio, no existía un sentimiento de búsqueda: había necesidad de expresión, y también de intentar pertenecer a un determinado medio. Las personas que me rodeaban eran novelistas o cuentistas, y yo me empecé a esforzar para estar ‘en diapasón’ con ellos. Era algo completamente artificial. Yo no debería haber hecho eso. En realidad, no lo hice y no resultó nada. Debía seguir otro camino, que por suerte fui tomando, y todo se me fue dando de una manera más fácil. De pronto, encontré que yo podía leer textos de la literatura y hacer algo con ellos. Mis estudios en la Facultad me abrieron un panorama muy amplio, y eso me autorizó a que yo empezara a pensar por mi propia cuenta”, comentó Jitrik a este suplemento.

“Al leer otros textos y realizar artículos sobre ellos, las posibilidades de escribir se me fueron abriendo de otro modo. Empecé escribiendo poesías, y después hice narraciones, trabajos críticos y, más adelante, periodismo. Nunca pude escribir teatro. Una vez trabajé en el guion para una película, que era malísima, y así me di cuenta de que el camino no era por ese lado. No insistí en eso, pero sí recorrí aquellas otras formas de escritura, que hacen a mi historia”, agregó.

“Creo que siempre hubo subestimados y sobrevalorados en la literatura argentina. Hace unos cuantos años tuve acceso a un gran escritor argentino, llamado Arturo Cerretani: nadie lo conoce ni se fija en él, pero es un tipo muy importante, al igual que Juan Filloy. Y entre los que fueron excesivamente valorados, puedo mencionar a algunos que se encuentran en recuerdos lejanos. Un autor como Hugo Wast fue muy estimado en su época, y vendía muchísimo. Hoy, ¿quién se acuerda de él? Hasta el propio Manuel Gálvez hoy no tiene vigencia, que es mucho mejor que Wast. Pero era muy exaltado y después, su valoración declinó; y hay otras personas que se re-descubren”, evaluó el especialista.

Selección


Luego, el académico se refirió a cómo un medio de comunicación debe valorar y seleccionar los textos literarios que publica. “Debe existir una mirada experta, que tenga la frecuentación de muchos libros y el ‘paso por el colador’ de una enorme cantidad de lecturas. Esto permite sentir ‘de entrada’ por dónde va la cuestión. Esto no quiere decir que las personas no tengan derecho a escribir. En este momento, la gente tiene el ‘escape’ de Internet y las redes sociales. A través de esos soportes, uno puede escribir sus sentimientos, sus recuerdos y sus reflexiones. Pero la literatura tiene algunos requisitos más. Yo no sabría definirlos con totalidad, pero se perciben”, expresó.

“Si una persona pone por escrito lo que sintió en el cumpleaños de su abuela o lo que le pareció la sonrisa de su nieto, como si lo hiciese para un familiar, y un periódico decide publicar eso, me parece que es un equívoco. Eso hace que el diario no cumpla con su función, que debe ser ilustrativa, pedagógica, educativa. El medio tiene que poner al alcance del público las buenas producciones que existen, que hagan pensar y ‘mover’ los prejuicios”, advirtió el académico.

“Hace poco me tocó leer un texto que no es literatura, y que ni siquiera es comunicación. No tiene nada que ver conmigo. Es como si yo, en vez de responder una pregunta, dijese que tengo un callo en el pie y que me molesta cuando camino. ¿Qué tiene que ver ese cuento? Es una cuestión que va más allá de la literatura. Es una situación cultural basada en un equívoco comunicacional. Se cree que meramente abrir la boca y decir cosas es comunicarse. No es así. Pasa por otro lado: establece un ‘puente’ entre dos subjetividades en acción. No es el simple intercambio de discursos solistas, que se ven en los llamados ‘debates’ de televisión en el campo político. En Buenos Aires, las publicaciones la tienen más clara, pero sesgan mucho. Les interesa más la literatura norteamericana”, añadió el autor.

Luego, Jitrik admitió que hoy tiene dificultades para lograr la publicación de sus obras. “Puede decirse que aparentemente cuento con una posición dentro de la literatura argentina. Pero escribí diez libros inéditos, que no consigo publicar. No tengo acceso a las grandes editoriales. De repente, un sello chico me publica unos 300 ó 500 ejemplares, que no sirven para nada porque no tienen capacidad de difusión. Y me pasa lo mismo que a un escritor que está en Formosa o en el interior de la provincia. No sé cómo es la cosa, pero sé que la lucha debe darse desde el lugar donde uno vive, y uno tiene que autoexigirse cada vez más”, describió.

Para finalizar, Noé Jitrik manifestó: “Estoy escribiendo permanentemente. Considero que tengo que hacer cosas nuevas, ir hacia adelante. El pasado ya no me pertenece. Es una idea que me parece válida. Escritor es aquel que está planteándose constantemente la continuidad de su escritura. Algunos la resuelven repitiendo lo que ya hicieron. Otros, respondiendo a pedidos mercadológicos, porque han tenido algún éxito de ventas. Por otro parte, están los que asumen la perspectiva de tener que escribir y no pueden renunciar a eso. ¿Cómo va a ser el ‘libro por venir’? No lo sé. Mientras tanto, sigo escribiendo textos indecisos, que van tomando forma. Cada día, cuando me levanto, pienso en una variante o alguna idea, y la escribo”.

Comentarios0
MAS NOTICIAS
"Las bibliotecas populares son puntos de encuentro"
Cultura
¿Cuál es el rol de las bibliotecas populares en la sociedad? ¿Los bibliotecarios saben ser nexo, entre los libros y las nuevas generaciones? ¿Los jóvenes, los adultos leen? ¿La tecnología, es un aliado o un enemigo del hábito de la lectura, del encuentro, del debate? De estas y otras cuestiones, conversó Julieta Núñez con Cronopio.
“Leer te enseña a escribir sin errores y a conocer mundos”
Cultura
El rol del bibliotecario, de la voz de María Belén Barbieris, una reconocida bibliotecaria. Los principales problemas del hoy, entre las costumbres de siempre: “Los chicos no quieren leer, tampoco saben buscar”