Formosa, Viernes, 17 de noviembre de 2017 - 18:Nov:37 -
Hola Argentina

La cuchillería artesanal de Rubén Villagra traspasó las fronteras llegando incluso a manos de expresidentes

28/08/2017 Desde 1985 se dedica a esta actividad artística, artesanal y criolla tras haber aprendido la técnica y los secretos de un extinto armero perteneciente a “La Federal”

Rubén Villagra es un formoseño de 60 años, retirado del Servicio Penitenciario, que pasa sus días diseñando y dando vida a un sinnúmero de cuchillos criollos con sus respectivas vainas de cuero cosido a mano.

Ejemplares de sus trabajos fueron a parar a manos de los expresidentes Raúl Ricardo Alfonsín y Carlos Saúl Menem, como así también otros fueron encargados para obsequio destinado a Patricia Bullrich y a cuanto jefe de la Gendarmería Nacional, Policía Federal y Servicio Penitenciario Federal haya pasado por Formosa.

Este emprendedor, junto a su familia del barrio Independencia, abrió las puertas de su casa y el taller para enseñar a La Mañana no sólo su producción sino también contarnos técnicas y secretos de este arte aprehendido y perfeccionado a lo largo de la vida de Don Villagra. “Comencé con la cuchillería en el año 1985. Aprendí este arte de un armero que era de ‘La Federal’. El me enseñó todo lo que sé. Su apellido era Fulquín y ya falleció; a partir de lo que aprendí, sigo trabajando hasta hoy”, dijo con satisfacción.

Villagra, retirado del Servicio Penitenciario, supo cosechar amistades valiosas a lo largo de su vida a las que se sumaron pescadores y cazadores de la provincia y del vecino país (Paraguay). “El arte de la cuchillería me hizo cosechar muchísimos amigos. Esto, que es un emprendimiento familiar, es también para mí un hobby”, dijo.

La materia prima para la producción de estos cuchillos criollos varía. Para la hoja utiliza desde elásticos de auto, discos de arado y espadas de motosierra, hasta machetes viejos que le llevan para restaurar. En lo que hace a los mangos, pueden ser confeccionados de diferentes maderas, como mataco, itín, mora y urunday, como así también asta de diferentes animales y hueso.

Mientras que a las vainas “las hago de cuero que compro en Resistencia y acá las fabrico porque son adecuadas para cada cuchillo. Según el pedido, algunas tienen apliques de asta, de cola de tatú o con relieves”, explicó.

Es común verlo exponiendo y respondiendo a las consultas de los curiosos en el marco de las ferias artesanales que el municipio capitalino lleva adelante en la plaza San Martín.

“Nunca salí de Formosa para exponer, aunque muchas veces me invitaron pero no voy por razones de salud. Ya tengo 60 años y problemas de columna, por lo que se me dificulta mucho pasar horas ya sea sentado o parado”, confesó. No obstante, aunque él no salió de los límites provinciales para mostrar su arte, sus producciones sí lo hicieron. Con orgullo y satisfacción, Don Villagra señaló que “en estos años me encargaron hacer cuchillos que fueron obsequiados al Dr. Raúl Alfonsín, a Carlos Menem, a Patricia Bullrich y a los jefes de Gendarmería, Policía Federal y del Servicio Penitenciario que pasaron por Formosa”.

La destreza de los años dedicados a este arte le posibilita llegar a hacer entre 9 y 10 cuchillos en una semana. “Este es mi entretenimiento, si dejara de hacerlos me enfermaría”, confió a este matutino.

En los más de 30 años de experiencia en el rubro, muchos aprendices pasaron por su humilde taller pero hasta ahora “todos abandonaron. Esto no es para cualquiera. Muchos vienen y dicen que quieren aprender, yo trato de enseñarles pero no duran dos días porque no tienen la paciencia que se requiere”, explicó para sumar con emoción que “yo tengo un nieto que quiere aprender. Tengo la esperanza de que él sea mi heredero. Si bien aún tiene 9 años y vive en Salta, cada vez que viene me dice: ‘Abuelo, enseñame a hacer los cuchillos’. El aprenderá”.

Durante la entrevista, Villagra memoró que “allá por 1989, cuando aún era parte del Servicio Penitenciario, solíamos exponer en La Rural y junto a los muebles de la Unidad ponía mis cosas. Allí las exponíamos y vendíamos. En esas oportunidades conocí a gente de Corrientes y de Paraguay que hasta hoy vienen a mi casa para encargarme cuchillos”.

En este emprendimiento cuenta con el apoyo de su hija y su esposa, quienes “cosen las vainas, lustran la madera y pegan lo que haya que pegar”.

A esta producción artesanal también suma el tallado en madera de escudos de la provincia, muchos de los cuales fueron a parar a Casa de Gobierno y a otras instituciones provinciales. “Hace muchos años, comencé con la serigrafía, de ahí pasé a los trabajos en madera y se lo enseñé a mi yerno, que luego viajó a Salta con mi hija por trabajo, y finalmente me dediqué a los cuchillos de manera exclusiva, actividad con la que sigo hasta ahora”, concluyó. 

Comentarios0

MAS NOTICIAS
Un hombre fabrica y vende macetas para alimentar a los animales que rescata del abandono
Historias de vida
A donde va atrae las miradas por sus acompañantes en moto: su perro “Chiquito” y su gallo “Toki”. De cachorros aprendieron a equilibrarse en ese medio de transporte
Una mujer que trabajó durante más de 20 años para equilibrar la salud bucal de una población
Historias de vida
Es una odontóloga cordobesa que en 1995 pisó Mansilla por primera vez y a los pocos meses fue “adoptada” por los vecinos. Durante un año trabajó gratis en las colonias cercanas
Félix Díaz, el hombre que sueña con volver a escuchar el chirrear de las ruedas del tren sobre las vías formoseñas
Historias de vida
Ese medio de transporte fue vital para el crecimiento de las economías regionales. Pese a la inactividad desde 2002, esta persona mantiene vivos los recuerdos de esa época