Formosa, Sabado, 20 de enero de 2018 - 12:Jan:00 -
Hola Argentina

Disco Eterno, el mejor tributo a Soda Stereo

09/09/2017 Decidieron hacer su primer gran show en el Cine Teatro Italia y se lucieron ante un público heterogéneo que se quedó con ganas de saltar. Cronopio estuvo ahí

La noche del último sábado de agosto, desde el Cine Teatro Italia, el ritual volvió a la escena en un gran tributo a Soda Stereo. Matrimonios, amigos y hermanos. Parejas perfumadas eligiendo el mejor lugar. Bajitos entusiasmados agarrados de la mano de algún adulto, caminando y sonriendo casi aguantando las ganas de saltar. Todos iban llegando. Algunos corriendo, por ansiosos o para que la lluvia -inoportuna- los mojara menos.
 
El show empezó con mucho power, con un teatro casi lleno y con la energía suficiente para que tanto el público como los músicos lo disfruten. De principio a fin, luces blancas, rojas y azules jugaron a seducirse entre imágenes retro, proyectadas por pantallas paralelas que iban del techo al piso del escenario. Y en medio de ese estruendo, una voz muy parecida a la del mismo Cerati, una batería, un bajo, una guitarra y un teclado, todos haciendo música ligera y comportándose de acuerdo a lo que le dictaba el momento. No era Soda, pero era como si lo fuera, porque la imaginación todo lo puede.

“Están bien”, dijo Fabricio, el cantante. “¡Sí! ¡Nada más que no nos dejan parar!”, gritaron con fuerza desde uno de los asientos. “Y sí, estamos en un cine. La próxima nos encontraremos en un lugar más grande”, prometió el cantante y lanzó: “Bienvenidos al rito”.

Aplausos, gritos. Mucha emoción. Algunos grupos más efusivos, filmando el show, filmándose a ellos en el show, filmando las luces, los músicos, el piso y de nuevo a ellos. Otros, tranquilos, escuchándolo todo desde su butaca, recostados y con los ojos cerrados, buscando descifrarse. Instantes, escenas, signos de una banda que volvía en forma de tributo, para quedarse. En este marco, cerca de un chico que decidió usar la pajita de la gaseosa como un palo de batería imaginaria, un niño de rulos dorados, vestido con jean y camisa a cuadros roja, cantaba a la par de su mamá. Su pies no llegaban a tocar el piso, apenas podía ver el escenario desde las butacas de arriba, pero podía sentir la música, se conocía todas.

“Suenan excelente. Lástima que sentados la conexión es otra. Hay que pararse, quiero moverme, bailar. Me gustaría escucharlos en otro espacio. Casi me dormí hoy, pero no por aburrida, me relajé demasiado. Estuvo buenísimo igual eso”, dijo una chica de no más de treinta que fue sola.
 
Disco Eterno es el retrato del reencuentro de generaciones y el rejunte de estilos, porque así es Soda, capaz de mantener a los seguidores de siempre, fieles al rock y a las bandas eternas, pero también de enamorar oídos nuevos, que llegan por moda, por despiste o casualidad, y se quedan. Es una banda local que nació sin querer queriendo y así también fue creciendo. Son cinco: Fabricio Oyhamburu (voz), Gabriel Camaño (bajo y coros), Carlos Iglesia (guitarra), Cristian Cáceres (teclado) y Andrés Camaño (batería), juntos rinden tributo a una banda que nació en los ochenta pero que hasta hoy sigue latiendo. Pero no lo hacen solos. En la iluminación, la puesta en escena, la producción, detrás de lo visible, hay un gran equipo que se mueve y trabaja en conjunto “para dar todo lo mejor al público”.

“Si el público no está, no existe ni show ni músico. Nosotros sentimos su energía”, dijo Fabricio, comentando que en los primeros temas hubo nervios, pero que después, todo fue fluyendo. Así, comentó: “No es la primera vez que tocamos ante tanta gente, pero sí es la primera vez que lo hacemos en un show propio. Es decir, estuvimos en grandes festivales compartiendo escenario, pero en eventos más chicos”.
 
En Formosa, los siguen cada vez más personas, lo confirmaron durante el show: “En este último tiempo nos sentimos muy mimados”, dijeron, y cerrando el show, expresaron: “Queremos guardarnos esta imagen, para que cada vez que viajemos, iluminemos al público con sus caras”. Por su parte, para los que se quedaron sin entradas, y para los que fueron pero se quedaron con ganas de hacer pogo, prometieron un próximo show.

Comentarios0

MAS NOTICIAS
Literatura: “Los colores del andar”, las memorias de Oscar Luis Viñas
Cultura
Se editó recientemente el libro “Los colores del andar”, memorias menudas de Oscar Luis Viñas. “Porque quiero seguir viviendo”, responde Viñas cuando se le pregunta por qué decidió hacer un libro.
Hasta el miércoles 17, se exhibe “Hotel Infierno” en el Cine Italia
Cultura
La película, que se proyecta dentro del espacio Cine.Ar, es un film de terror dirigido por Marcos Palmieri y producido por el formoseño Ezio Massa, a través de su compañía Malevo Films Argentina
Murió el poeta Hugo Padeletti
Cultura
Fue uno de los más reconocidos de su generación. También fue artista plástico. Este año está anunciada la publicación de su obra completa. La carrera literaria de Padeletti se extendió desde 1959.