Formosa, Jueves, 14 de diciembre de 2017 - 12:Dec:05 -
Hola Argentina

Joven del interior provincial hace “changas” para terminar el Profesorado de Música en el “Albertazzi”

13/09/2017 Héctor Ismael Fleitas nació en María Cristina, su padre falleció recientemente y su madre y hermanos viven en Ingeniero Juárez. Para pagarse los estudios hace pan casero y torta a la parrilla

Transformar las dificultades que aparecen en la vida en oportunidades es una capacidad que no todos tienen y se convierte en un refrescante manantial para una sociedad que parece valorar cada vez menos la cultura del sacrificio y el esfuerzo.

Por eso siempre es agradable encontrarse con personas que no renuncian a sus sueños, más allá de que la realidad se presente adversa y en ocasiones hasta parezca una perturbadora pesadilla.

Una de esas valientes personas es Héctor Ismael Fleitas, que tiene 23 años y cursa el segundo año del Profesorado de Música en el Instituto Superior de Arte “Oscar Alberto Albertazzi”.

Hasta aquí la historia podría ser como la de cualquier joven estudiante, pero no lo es. A diferencia de otros alumnos, Héctor debe levantarse muy temprano todos los días para hacer pan casero, tortas a la parrilla y empanadas para vender. Es una de las actividades que realiza para poder costearse los gastos de estudio y pagar el alquiler. 

Pero eso no es todo. Como su padre, Julio Argentino Fleitas, falleció recientemente y proviene de una familia de muy escasos recursos en el interior provincial, también realiza todo tipo de “changas” que le permitan ganar unos pesos: cortar el pasto, arreglar jardines, limpieza de casas, etc. 

Nació en la localidad de María Cristina, departamento Ramón Lista, y a los 15 años se trasladó con sus padres y hermanos a Ingeniero Juárez, donde terminó el colegio secundario. Hace tres años tomó la decisión de trasladarse solo a la ciudad de Formosa para comenzar el Profesorado de Música.

Pese a las dificultades económicas de su familia, su padre siempre lo ayudó con el envío de dinero para el pago del alquiler y él trabajaba en lo que podía para su alimento diario. 

Todo parecía encaminado en su vida pero a principios de este año las cosas se complicaron de manera inesperada. Su padre dejó de percibir su sueldo y tampoco pudo seguir como ladrillero, producto de una hernia de disco. Como si esto fuera poco, Héctor recibió la noticia de la repentina muerte de su papá y con su partida, también se fue el único sostén que tenía su familia. De sus cuatro hermanos, tres viven con su mamá Mercedes Bonifacia Vacaflor en Ingeniero Juárez. 

“Con la muerte de papá toda la familia se quedó sin ingreso. Mamá y mis hermanos viven gracias a la colaboración de los vecinos de Ingeniero Juárez. Tengo dos hermanos menores que están en el colegio y la tercera cursa el Profesorado de Enseñanza Inicial en Juárez”, comentó a La Mañana.
En medio de la imposibilidad de su padre de enviarle dinero y su repentina muerte, se retrasó en el pago del alquiler del barrio Independencia, aunque destacó la buena voluntad del propietario del inmueble que supo comprender la situación. 

“Trato de trabajar de lo que sea. La única que me ayudó es doña Nilda Patiño con mercaderías y trámites. Y el dueño del alquiler viene cada mes a cobrar pero hasta ahora supo comprenderme y esperar. Cuando mi padre falleció, algunos políticos dijeron que me iban a ayudar a pagar el alquiler pero al pasar los días no obtuve respuesta alguna”, dijo. 
 
El joven afirmó que fue criado en la localidad de María Cristina, que es una zona rural donde hasta el más pequeño trabaja juntando leña, agua de las represas y cría de animales. “Cuando vivíamos allá no había luz eléctrica ni agua potable por red. Mi Primaria la cursé en una escuela rural. Muchas cosas malas pasamos, como la muerte de papá pero mi familia se fortaleció principalmente con la Palabra de Dios y son acompañados con tratamiento psicológico. Fue la manera de sobrellevar esa pérdida”, agregó.

Transmitir esperanza a través de la música

Muchas cosas pasaron en su vida pero Héctor se mantiene firme en la idea de terminar el profesorado y considera que la música es una herramienta que permite llegar a todas partes y brindar esperanza a quienes lo necesitan.

“Siento una gran vocación por la música y me gusta la carrera, además me va bien con las materias. Desde chico comencé a pedirle a mi padre que me compre instrumentos musicales. Sé ejecutar guitarra, piano, batería, flauta porque me gusta indagar sobre las variedades de los instrumentos musicales. Pero en la carrera mi instrumento principal es guitarra. Como toda madre que quiere a sus hijos, mamá me extraña pero comprende que todo este sacrificio es por un buen propósito”, concluyó.

Comentarios0

MAS NOTICIAS
Docentes trabajan ad honorem en una comunidad de aprendizaje que también es inclusiva para padres
Historias de vida
Se realiza los sábados y forma parte de la EPET N° 7. Los alumnos egresan con la posibilidad de una rápida salida laboral y con conocimientos de emprendedurismo. Con el apoyo de la directora, los docentes trabajan voluntariamente en talleres
Una mujer que, con amor y vocación, dedicó su vida al servicio en la Hostería del Niño Jesús
Historias de vida
Se trata de Gladys Romero de Romay, una persona muy querida en la provincia que, por otra parte, también educó y formó a generaciones de formoseños
Se casó con un senegalés, se convirtió al islam y descubrió una forma diferente de entender la vida
Historias de vida
La formoseña Claudia Gómez se convirtió en 2010 en la segunda esposa del senegalés Mohamed Cissé. Lo conoció en una etapa dura de su vida y resultó salvador. ¿Cómo logró aceptar la poligamia y las nuevas costumbres? Te contamos su historia