Formosa, Martes, 17 de octubre de 2017 - 03:Oct:09 -
Hola Argentina

“Leer te enseña a escribir sin errores y a conocer mundos”

24/09/2017 El rol del bibliotecario, de la voz de María Belén Barbieris, una reconocida bibliotecaria. Los principales problemas del hoy, entre las costumbres de siempre: “Los chicos no quieren leer, tampoco saben buscar”

Los libros no tienen lugares. Mejor dicho, no hay uno puntual; son todos, cualquier lugar es para un libro. Aunque sí existe un espacio, una especie de templo, de hogar, un punto que pacta el lector con un libro, para encontrase: las bibliotecas. El 13 de septiembre fue el día del bibliotecario y ayer, de las bibliotecas populares. En este marco, Cronopio se acercó a la Biblioteca “Dr. Ruiz Moreno”, para conversar entre letras y hojas, con María Belén Barbieris. 

Barbieris, que hace 30 años trabaja en la primera biblioteca de la provincia, se refirió a la tarea de un bibliotecario antes y ahora, habló de los hábitos de los estudiantes, los lectores, los antiguos y de siempre. “La biblioteca acompañó el crecimiento de la sociedad. Yo visto niños que venían con sus padres y que hoy son profesionales muy destacados de la sociedad”, expresó.

En cuanto al rol del bibliotecario, argumentó que pasó de ser pasa manos de libros, a tener un rol muy activo en la sociedad: “Hoy en día también trabajamos en extensión cultural. Por ejemplo, brindando charlas, promocionando libros e incluso, talleres artísticos”, ejemplificó. Sobre las tareas que ve necesarias, sobre todo para los más jóvenes, mencionó “la formación de usuarios: explicar sectores de la biblioteca, cómo es el manejo, las partes de un libro”.

CONTRASTES

“Hace unos 15 años atrás, pasaban entre 150 y 200 chicos por la sala de lectura, por día. Ese número fue decayendo y ahora lo estamos recuperando. Hubo una época en que las bibliotecas populares realmente cayeron en picada, pero ahora visualizamos un cambio; los profesores sugieren a los chicos investigar la historia y la literatura en los libros, por autores o editoriales, en lugar de que consulten los portales web, que muchas veces contienen páginas con producción colaborativa”, comparó la reconocida bibliotecaria. En este sentido, María Belén consideró que es necesario que el profesor de literatura, trabaje en conjunto con los bibliotecarios. 

NO LEEN

Según manifestó Barbieris, una de las problemáticas más urgentes, es que “los jóvenes no quieren leer: si en el colegio les piden trabajar con alguno, como ‘El quijote de la macha’, por ejemplo, vienen y piden un resumen o un comentario. En ese caso, nosotros contamos con varios, pero les advertimos que no es lo mismo, ni el trabajo ni el aprendizaje”, sostuvo.

“No saben buscar”, otro problema que según la especialista, se debe más a la pereza que al desconocimiento. “Leer es tan importante. Te enseña a escribir sin errores, a conocer mundos, entre otros beneficios”, reflexionó con nostalgia.

CAMBIOS Y NO TANTO

“La tecnología acompaña la actividad bibliotecaria. Hoy en día todos los chicos tienen una net-book. Aquí tenemos conexión de wifi, para que los estudiantes puedan usarlo, por supuesto que dentro de un marco educativo. Contamos con dos computadoras, pero nosotros, los bibliotecarios, realizamos la búsqueda de los materiales con el catalogo, a la antigua”, describió la bibliotecaria, para justificar más adelante: “Porque si se corta la luz, ¿Qué hacemos, cómo buscamos?”

La biblioteca “Dr. Ruiz Moreno” funciona en José María Uriburu 231. De lunes a viernes, está abierta de 7:30 a 20:30 y los sábados de 8 a 12. Barbieris informó que las personas que más concurren, son jóvenes de los primeros años del colegio secundario y los de educación superior. “Sin embargo, tenemos usuarios de hace muchos años, que hasta el día de hoy vienen a buscar libros, principalmente novelas; ya se han leído prácticamente todo lo que tenemos”, aclaró.

“Cualquier persona puede asistir a la biblioteca; es popular. Simplemente con acercarse, nosotros registramos el usuario con los datos mínimos. También pueden hacerse socios, para llevarse los libros a la casa, pagando una cuota mínima”, concluyó.

Comentarios0