Formosa, Domingo, 17 de diciembre de 2017 - 20:Dec:50 -
Hola Argentina

¿Es Formosa una ciudad libre de humo de tabaco?

10/10/2017 A pesar de contar con leyes que regulan el consumo del tabaco en espacios cerrados, fumadores pasivos manifestaron que en varios lugares de la ciudad no se respeta la norma

Desde el año 2011, existe en la Argentina una Ley Nacional de Control del Tabaco (Ley 26.687), que regula la publicidad, la producción y el consumo de los productos elaborados con tabaco en el país. En Formosa, desde 1994, la Ley N° 1.103, conocida como “Ley Gorvein”, prohíbe fumar en oficinas públicas, entes descentralizados, empresas del Estado, bancos oficiales, establecimientos de atención a pacientes, vehículos de transporte de pasajeros, locales de espectáculos y establecimientos de venta de combustibles. Sin embargo, según relevamientos realizados por este medio, el consumo del cigarrillo en espacios cerrados continúa siendo, hasta el día de hoy, una costumbre. Que el acto de fumar es perjudicial para la salud es una cuestión indiscutible en la sociedad, pero no deja de ser cuestionable hasta qué punto la naturalización de la frase descuida la conciencia de los ciudadanos. 

¿De qué forma se controla el cumplimiento de esta norma? ¿Son realmente conscientes los comerciantes, encargados de los boliches, sobre el peligro de permitir que se fume dentro de los locales? Y el cliente, ¿qué tan informado se encuentra sobre esta reglamentación? A partir de estos disparadores, La Mañana realizó una encuesta aleatoria, donde una gran mayoría de los consultados respondió positivamente a la ley antitabaco: “Fumar en lugares cerrados me parece egoísta. Los que buscan contaminarse no tienen por qué contaminar también el aire que respiran otros”, manifestaron. Varios remitieron inmediatamente a los boliches, opinando que “se fuma adentro sin problema” y molestándose por “el olor a humo en la ropa y en el pelo, cuando volvés a tu casa”. En este marco, una joven, de no más de treinta años, expresó: “Yo fumo y no me molesta salir del boliche para prenderme un pucho. La ley se hizo para cumplirla”, a lo que otra agregó: “Yo hasta en mi casa salgo al patio para fumar”. 

La medida responde principalmente a una demanda social, de una población que toma conciencia de los alcances negativos del tabaco en la salud de las personas. Aun así, pese al paso del tiempo, siguen apareciendo opiniones que, sin dimensionar la gravedad, ven a la realidad como una moda o una cuestión banal: “Hace muchos años que se fuma en los casinos, en los boliches y en cualquier evento, y ahora recién vienen a prohibir. Están todos delicados”. Argumentos como este último demuestran una ignorancia sobre la existencia de la ley, y otros, una indiferencia respecto al tiempo en vigencia: “¡Qué bueno! Tengo una hija con asma y la pasa mal con las crisis. Es verdad, ya algunos lugares de Formosa no dejan fumar adentro”, reconoció una mujer.

Los involucrados manifestaron que “en el casino hay un sector de fumadores, que no debería existir, y los trabajadores deben aguantar una nube de humo”, e incluso, algunos llegaron a mencionar los transportes de pasajeros. Otros reconocieron ser parte del colectivo que no respeta la norma, pero se justificaron con frases como: “Nadie controla”.

Según el Observatorio Argentino de Drogas (OAD), el tabaco es la segunda sustancia psicoactiva más consumida en el país, luego del alcohol. En un informe exponen que “Argentina es, junto a Uruguay, el segundo país en presentar los más altos consumos de tabaco en América” y que los jóvenes -los que en promedio, son los principales concurrentes a los boliches- evidencian niveles de consumo más elevados.

Comentarios0

MAS NOTICIAS
Aerolíneas Argentinas adelanta vuelos por el paro de la CGT
Sociedad
La aerolínea recomendó además a los pasajeros no concurrir a los aeropuertos mientras dure la medida
Prohibieron el uso de pirotecnia por las fiestas de fin de año en el Partido de La Costa
Sociedad
La decisión fue del intendente del partido de La Costa, Juan Pablo de Jesús
Es ciego, hipoacúsico y se recibió de abogado a los 82 años
Sociedad
Cursó la carrera en cinco años en la Universidad Nacional de Córdoba; "los problemas no impidieron que pudiera seguir", dijo y adelantó que quiere hacer un doctorado