Formosa, Sabado, 18 de noviembre de 2017 - 03:Nov:32 -
Hola Argentina

Transnacional

09/11/2017 Columnista invitado de La Mañana

En un tiempo dominado por el concepto globalizador en su acepción más amplia, también el delito o la delincuencia en todas sus formas se ha transformado en un fenómeno complejo y global que requiere soluciones de similar porte. ¿Cómo hacerlo desde un tiempo en que los nacionalismos y los problemas locales pasan a ser defendidos como patrimonio colectivo de esa Nación y con miradas incluso de dignidad tras los cuales se escudan incluso formas de sometimientos a sus propios ciudadanos? Venezuela defiende un estado caótico, violento y corrupto sobre la base de que es una cuestión que sólo los compete a ellos y que cualquier intervención es mal vista desde una perspectiva local que excluye a los jugadores de afuera. No es por supuesto la misma lógica que guió el denominado “socialismo del siglo XXI”, sobre él se sostuvo un discurso integrador y global que enfrentaba el modelo opuesto. Cuando se desinfla el proyecto y aparecen los casos de investigación de casos de corrupción, a muchos de sus protagonistas, cualquier mirada externa, sea de la OEA capitaneada hoy por un exentusiasta propulsor de aquel socialismo, inmediatamente surge la acusación de “intromisión en asuntos internos”.

El mundo se debate hoy entre integrarnos, pero no de la manera como inicialmente se había planteado, en el que todos íbamos a participar de la ventajas y bondades de esa “tierra plana” de Thomas Friedman. El tiempo nos demostró que no era tan horizontal ni equitativa como se sugería, pero tampoco la contestación del modelo era necesariamente lo opuesto. Es tal vez el momento de mirar cuestiones que combinen ambas cosas, pero teniendo no al poder en el centro de la ecuación, sino a la gente que es el sujeto de cualquier práctica política.

Las investigaciones de casos de corrupción, el caso de los llamados “Panamá Papers”, reflejan la transnacionalidad de hechos como la evasión impositiva y cómo las leyes porosas han permitido crear paraísos fiscales desde donde una cantidad inmensa de recursos fueron privados de ser sujetos de prácticas fiscales por parte de países completamente sobrepasados en su capacidad de gestión. Países como Guatemala han convocado a organismos como la ONU para establecer una justicia que fuera capaz de poner en cintura a los políticos locales que antes habían sometido a sus dictados a fiscales y jueces. La cosa funcionó al punto de acabar con un Presidente, pero el electo como consecuencia de ese hecho intentó hace poco acabar con esa forma de “justicia transnacional”, a la que acusó busca imponer sus caprichos sobre el concepto sacrosanto para algunos -cuando les conviene- de soberanía.

Nada ha sido tan elástico que hoy países bolivarianos tienen no sólo asesores, sino operadores cubanos en áreas estratégicas donde la idea de soberanía era bandera de lucha y de identidad, como el caso de los militares. Ahora, muchos de éstos como en Venezuela tienen altas sospechas de estar metidos en el tráfico de drogas que los han hecho inmensamente fieles al gobierno de Maduro y multimillonarios.

Sería bueno que conceptos como el crimen organizado, el tráfico de drogas o personas y las cuestiones ambientales sean parte de una agenda transnacional que funcione y se oriente hacia la gente y no acabe naufragando en ese mar de sofismas que hacen parte cotidiana del discurso y catecismo de varios de nuestros países.

Benjamín Fernández Bogado

Comentarios1
Esteban Alberto dijo:
10/11 19hs

HISTORIA UNIVERSAL. https://drive.google.com/drive/my-drive 

MAS NOTICIAS
Reforma laboral: los 7 puntos que el Ministerio de Trabajo consensuó con la CGT
Sociedad
La cartera que conduce el ministro Jorge Triaca cursó a la oficina Legal y Técnica del Poder Ejecutivo Nacional el texto definitivo que deberá entrar por el Senado para su debate.
El cuerpo de Maldonado no fue arrastrado ni manipulado, reveló la autopsia
Sociedad
Tras examinar el cuerpo y sus vestimentas, los 55 peritos consensuaron que el cadáver no pudo ser movido ni plantado en el río Chubut
Parejas L.A.T: están juntos, pero viven y duermen separados
Sociedad
Tienen una sigla anglosajona propia que los define, son los L.A.T (Living Apart Together, algo así como “viviendo juntos, pero separados”). Radiografía de las parejas que eligen amarse pero no convivir.