Formosa, Jueves, 23 de noviembre de 2017 - 20:Nov:27 -
Hola Argentina

Venecia es un viaje de sentimientos, no queda muy lejos

12/11/2017 El fin de semana pasado, el grupo de teatro independiente La Mandinga estrenó “Venecia”, una obra de Jorge Accame, pero con la versión libre del elenco formoseño. La sala, llena; las repercusiones, buenísimas. En diálogo con Cronopio, los directores, Alejandro Risso y Martín Iza, y las actrices, Natalia Fernández y Gabriela Zorrilla, desnudan “Venecia”: cuentan el detrás de escena, hablan de la prostitución, de la trata y del hacer y sentir teatro

"Venecia” es una obra de emociones, una comedia que logra reflejar los contextos y los tipos de amor. Pero a la vez, por las características del ambiente donde suceden los hechos y de los personajes, destapa otro tema: el trabajo sexual. Lejos de ridiculizarlo, la versión de “Venecia” del Centro Cultural La Mandinga entra de lleno en el cambio de paradigma y logra mostrar una visión de vanguardia sobre la prostitución.

“Le dimos una vuelta al texto original. Esta obra se escribió en los 90, reflejando quizás, la realidad jujeña. Retrata una situación muy absurda: 3 prostitutas que trabajan en un burdel con una madame, “La Gringa”, la vieja, y deciden cumplirle un sueño: llevarla a Venecia, un deseo reiterativo que ésta tiene, que la remonta a sus años de juventud. Nosotros tomamos el texto y lo trabajamos, investigamos, lo situamos en Formosa y cambiamos ideas de la puesta en escena”, simplificó Risso el argumento. Más adelante lo profundizará desnudando los temas que se esconden en una historia: ¿Existe el amor? ¿Cuáles son las caras de la prostitución?

“Como directores, teníamos un peso -agregó Iza-, ‘Venecia’ es una de las obras más representadas en el país y en el exterior, y hay muchas versiones. Por eso nos planteamos la posibilidad de hacer una nueva versión. El proceso fue largo y enriquecedor, pero no está cerrado. La obra se irá puliendo, haciendo, logrando, a media que pasen las funciones. Fue un laburo de todo el equipo, lo disfrutamos y el resultado final -o parcial- se vio reflejado en el fin de semana del estreno”.


DEL AMOR AL DESNUDO

En “Venecia” se ponen en escena al menos dos ejes: uno más visible, el trabajo sexual. Y otro, que se esconde un poco más pero que hacia el final es inevitable no verlo, sentirlo: el amor. “Es una obra que habla del afecto que necesita todo ser humano para vivir. Habla del amor de familia, de la amistad, y también el amor de una pareja”, dicen los actores. En la obra, “las chicas” llegaron al burdel de manera distinta y fueron adoptadas por la Gringa. Entre todos los personajes, forman una familia de tipo contemporánea compuesta por lazos, que se irán desnu-dando a medida que el público irá co-nociendo a los personajes.
En cuanto a la prostitución, argumentaron que es un tema cuya visión ha evolucionado con el tiempo. “Estamos transcurriendo un cambio de paradigma, que pasa de mirar a la prostitución como ‘algo prohibido’, a reconocerlo como un trabajo. Se habla mucho más del tema, algo que en los encuentros de mujeres se viene debatiendo desde hace muchísimo tiempo. Nos pareció interesante la postura de ciertas organizaciones: como AMMAR (Asociación de Mujeres Meretrices de Argentina) o Puta Feminista, que plantean conseguir derechos y el reconocimiento de la actividad como un trabajo, siempre que sea elegido”, expuso Risso.
Sin embargo, bien lo dijeron, el tema abre un debate y pone otras realidades sobre el tapete. Por eso consideraron necesario hablar también de la trata, la prostitución cuando no es elegida, y en lugar de trabajadoras, existen esclavas sexuales: “Cuando vimos que la obra trataba el tema de la prostitución con cierta liviandad, ya que es una comedia, decidimos hacer un anclaje a nivel audiovisual, para bajar línea y teoría: la prostitución a través de la historia como un elemento de poder y, por otro lado, la trata, algunos casos, explicando y generando conciencia”, comentaron.

¿QUEDA LEJOS VENECIA?

“Muchas veces, la elección de un tema tiene relación con lo que creemos relevante investigar, lo que necesitamos decir, o dar visibilidad. Y también, qué etapa de producción viene teniendo el grupo y qué necesidad de salto artístico respecto de la re-presentación necesita dar”, explicaron los Mandingueros, justificando tal vez la decisión de llevar adelante “Venecia”.
El nivel productivo del Centro Cultural es alto y, según señalaron, el proceso de trabajo de cada obra dura más o menos un año. Y esto se refleja en la puesta en escena: con “Venecia” en particular, el público entra a la sala fresco y sale movilizado. El año pasado, La Mandinga fue ganadora de la Fiesta Provincial del Teatro, con “Murga La Traficante”, por lo que representaron a Formosa en Mendoza e hicieron gira por todo el NEA. ¿Será “Venecia” su próxima suerte?

¿COSTÓ ACTUARLA? 

“La Gringa, es una vieja ciega bastante delirante. Desde el primer momento que leí el guion, me gustó. Fue un desafío y me costó encontrarla, darle vida a esta madame, poder acercarme a la vejez, a la limitación física y disfrutar actuar con eso. Costó muchos meses de explorar, probar y animarse, y estoy muy contenta con la gringa que logré”, habló Gabriela Zorrilla sobre su papel.


EQUIPO DE TRABAJO
Actuación: Gabriela Zorrilla, Florencia Cirigliano, Mariela Toledo, Mariana Capra, Alejandro Flores, Patricio Espinoza, Natalia Fernández; Iluminación: Omar Giménez; Sonido: Rubén Parra y Matías Zitterkopf; Vestuario: Paulina Fernández; Diseño: Natalia Fernández; Asistencia de dirección y producción: María Concepción “La Pety” Rodríguez y Thiago López Escobar; Dirección de actores y puesta en escena: Alejandro Risso y Martín Iza.

Comentarios0

MAS NOTICIAS
El coro polifónico de Formosa realizará una velada
Cultura
Será en el Teatro de la Ciudad. La entrada es libre y gratuita. "¡Lo importante es que cantes!"
Orquesta Típica Pichuco: “un placer” dirigido por un formoseño
Cultura
Renato Venturini, bandoneonista y director de orquesta, conversó con Cronopio, a pocos días de presentar un gran disco, en una de las mejores salas de Buenos Aires
Una voz prestada que rompe el silencio
Cultura
Matías Andrés Cepeda Monsalvo tiene 22 años y se define a sí mismo como una persona con muchas dificultades que puede hacer “solo” muy pocas cosas, sin “voz propia” y sin poder escribir como todos. A pesar de eso, publicó ya dos libros. A los 12 años encontró un método para exteriorizar su mundo -la Comunicación Facilitada- que le permitió salir de un silencio obligado. La Comunicación Facilitada es un método que siembra esperanza en aquellos padres que buscan el modo de comunicarse y establecer vínculos con sus hijos que padecen algún tipo de discapacidad.