Formosa, Sabado, 16 de diciembre de 2017 - 02:Dec:24 -
Hola Argentina

Crónica del Independencia, un barrio hecho de historias y esfuerzos

06/12/2017 “El progreso es irreconocible”, admirará una vecina. Otra contrastará: “Era el basurero de la ciudad”, pero con el trabajo de todos para todos “se logró cumplir un sueño”

Un centro de salud, un vivero, una parroquia, una fábrica de gaseosas, dos supermercados, tres lugares donde practicar natación, tres heladerías, tres escuelas primarias, cinco secundarios, algunos kioscos, verdulerías, librerías, canchas de tenis y de fútbol cinco, dos salones de eventos, un estudio de ballet, un jardín de infantes, rotiserías, ferreterías, peluquerías, farmacias, un cajero y más. Con la fachada característica a los barrios del centro, hoy el Independencia es uno de los más completos.

El barrio nace a mediados del ’60, cuando la ciudad se dinamizaba sobre cuatro avenidas. La aparición de nuevos comercios, algunas industrias y el florecimiento de los asentamientos hacia el Noreste, hicieron que por ordenanza municipal se divida el plano de la ciudad en sectores y surjan de manera simultánea los barrios más tradicionales: el Independencia bajo el nombre “Planta urbana sector D”, junto al Don Bosco (Sector C), el San Martín (Planta urbana solares A y B del microcentro) y el San Miguel (Chacra 8).

“Cuando nos mudamos, entre el 64 y el 65, se estaba pavimentando la calle Jujuy, que era doble mano, y entrabamos y salíamos al barrio por la avenida 25 de Mayo que tenía pavimentado sólo el carril que va hacia Resistencia. No había calles marcadas como ahora, la manzana de Gendarmería Nacional, del distrito del Ejército, de Vialidad y de la parroquia María Madre de la Iglesia, eran un solo bloque cerrado sin cruces en el medio”, comentó “Meky” Monte de Alloi haciendo un esfuerzo para recordar aquellos años.

“Ni bien llegamos con mi marido, Don Carlos, nos enganchamos con las hermanas misioneras y nunca más nos separamos. Nosotros empezamos a trabajar en la catequesis de comunión. En ese entonces no había capilla, no había nada, también participamos del proyecto de las 40 viviendas. Eramos muy pocos vecinos, gran parte del barrio era monte con asentamientos distribuidos y algunas casitas que se iban construyendo por parte, ilustró.

Luego de hablar de la Escuela 240 donde se inició como docente, trabajo por el cual hasta el día de hoy los vecinos la siguen saludando “Adiós señorita”, Meky reflexionó:
“Hoy el progreso del barrio es irreconocible. Hay casitas muy lindas en lugares donde antes había ranchitos y construcciones sorprendentes, como la nueva Escuela Industrial, que es un edificio de lujo, o la 240, que era un establecimiento muy antiguo y ahora está totalmente renovado. De por sí, la historia del barrio es hermosa, muchas familias antiguas siguen aquí, gente muy buena y trabajadora”.

Las 40 que fueron 60 

Las Hermanas Misioneras Cruzadas de la Iglesia son protagonistas activas del progreso del barrio. Primero llegó la madre Juana Moreno de España, luego Elisa y así, entrados los años ’60 nació COFAS (Centro de Coordinación y Formación de Acción Social), ubicado sobre la calle Saavedra frente a Gendarmería.

Con lágrimas en los ojos y la voz conmovida, las hermanas Marta Alonso y Elisa González Coronel relatarán la historia de las 40 viviendas:
“Cuando recorríamos por el barrio veíamos la urgencia: el Independencia era el basurero de la ciudad, también estaba el Matadero municipal; había muchos pobres viviendo en y de la basura. Los niños iban por ahí, con un palo de escoba con un alambre en la punta pinchando algunos restos de basura del suelo que les servirían para comer, había una familia entera que vivía en el caño del desagüe”, describieron con nostalgia el contexto.

Hacer algo era tan necesario como indiscutible. Juana y Elisa, enfermeras ambas, fueron a hablar con el ministro de Salud de ese entonces, el Dr. Kelly, quien accedió a su propuesta y así llevaron adelante un trabajo social de integración con las familias más carenciadas, que vendría acompañado de un plan de viviendas en el fondo del Independencia, hacia la avenida Pantaleón Gómez y Kirchner.

“Fue algo maravilloso, porque nació del corazón, de un amor por los pobres del barrio”, dijo Elisa y agregó: “Nosotras éramos educadoras de la salud, salíamos a visitar las casas y preparábamos a cada familia, les enseñábamos a mantener y cuidar su casa, a cuidar los hijos, la higiene, a cuidar la convivencia”.

En ese entonces, ya marchando el trabajo comunitario que contemplaba desde la educación escolar -la mayoría era analfabeta-, la de oficios como costura, hasta aspectos sociales como la convivencia, el cuidado de los niños y de la salud, se lanza un plan nacional denominado “De esfuerzo propio y ayuda mutua”. Lograron que llegue a Formosa y con el aporte de la Municipalidad, de la comisión de vecinos que se formó junto al proyecto de las hermanas y, además, con el trabajo de quienes serían los habitantes de cada vivienda, el deseo se hizo posible.

El presupuesto estaba visto para 40 viviendas, pero con la administración de Juana, se hizo 60. “La misma gente construía las casas, todos trabajaron para todos, sin saber cuál le iba a tocar. También, nos acompañaban asistentes sociales para ver las distintas problemáticas del barrio. Una era que muchas madres no trabajaban porque no querían dejar solos a sus niños. Entonces, decidimos hacer una guardería que hoy es un jardín de Infantes cedido de la Liga de Familia y lleva el nombre de la madre Juana Moreno. Protegíamos mucho a las mamás solteras con niños y no hacíamos discriminación de credos”, describió la hermana Marta.

La casa número 1 fue una salita de salud, donde la Hermana Elisa fue la primera directora. Conmovida por el recuerdo, expresó:
“Todos los días teníamos muchísimos niños y mamás”. Luego resaltó la participación de muchos médicos comunitarios como Rufino, Verón y Garay, y de vecinos como el matrimonio Alloi, que las acompañaron desde el primer momento. 

“Cuando terminamos la casa fue una felicidad inmensa. Los niños se sorprendían de cómo suena la lluvia bajo de un techo”, concluyeron sin dimensionar su grandeza. Aunque Elisa lamentó: “Hemos seguido siempre trabajando, pero me faltó mucho, quisiera haber dado mucho más”.

¿Es el barrio Independencia
la zona del conocimiento? 


El barrio tiene tantas escuelas como historias, las hay de todos los niveles, desde el Inicial hasta el Universitario: el Jardín de Infantes “Nuestra Sra. del Carmen”, la EPEP N° 124 “Coronel Luis Jorge Fontana”, la N° 66 “José Manuel Estrada”, la Nº 240 “Francisca Z. de Zambrini”. Dos escuelas de educación técnica, la N° 1 y N°2, el Instituto Privado General San Martín, el Colegio Espacios, el Colegio de la Ribera y también el Instituto Superior de Arte “Oscar A. Albertazzi”. Las más antiguas tienen un importante valor simbólico para los vecinos, la mayoría de ellos contará que estudiaron en esas aulas y hoy envían allí a sus hijos. Incluso, muchos dirán que en esos pasillos se iniciaron como docentes. 

Una señora, mientras camina por su antigua escuela, aportará: “Si bien cursaba en la 240, recuerdo que los fines de semana íbamos a la 66. Por la siesta, en un corredor amplísimo pasaban películas como ‘La Espada Cantarina’. Se llenaba de amigos, parejitas del barrio y de los aledaños también”. Por otro lado, aprovechando el viaje al pasado, agregará: “Esta manzana de en frente -señalando a la cuadra de la Juan José Silva entre Libertad y Fortín Yunka- iba a ser una plaza. Pero la gente fue llegando antes y se asentó en ranchitos ¡Si vieras lo que era! Hasta que tuvieron no más que lotear el terreno y permitir que las familias levanten su vivienda, de a poco, claro. Hermosas casitas son hoy”.


Comentarios0

MAS NOTICIAS
Es ciego, hipoacúsico y se recibió de abogado a los 82 años
Sociedad
Cursó la carrera en cinco años en la Universidad Nacional de Córdoba; "los problemas no impidieron que pudiera seguir", dijo y adelantó que quiere hacer un doctorado
ARA San Juan: la empresa alemana dice que la Armada no quiso poner baterías nuevas para ahorrar costos
Sociedad
La firma Ferrostaal dijo que en las reparaciones de media vida "solo se renovaron las celdas de baterías"
Cynthia Pok, la técnica que mide el desempleo y la pobreza, renunció al Indec
Sociedad
La directora de la Encuesta Permanente de Hogares renunció hoy de sorpresa al organismo, según confirmaron fuentes cercanas a la técnica y en la dirección del Indec; hoy el instituto publicó el dato oficial de desocupación