Formosa, Domingo, 21 de octubre de 2018 - 23:Oct:44 - loading
Hola ArgentinaGrupo Betania

Una mujer de 54 años se tatuó la cara de Messi en la espalda

23/12/2017 Nora Franchini decidió tatuarse el rostro del capitán de la Selección debido al fanatismo que siente por él. "Mi hijo me transmitió el amor por Messi", expresó

Lionel Messi despierta fanatismo a lo largo y ancho del planeta. Sus fanáticos deliran por él y hasta algunos toman la decisión de sellar su devoción por la Pulga imprimiendo su imagen con tinta sobre su piel. Un ejemplo es el de Nora Franchini que se tatuó al astro argentino en la espalda.

Lo curioso de este caso es que Nora tiene 54 años y su pasión por el rosarino no es futbolística. "El día que lo vi llorando en el Mundial, sentadito sólo y llorando, ahí me decidí a tatuármelo. El amor por él viene de hace rato. Sabía que al otro día su propio pueblo lo iba a matar y me lo tatué. Yo quiero a la persona, a él, no al futbolista. Es mi hijo quien me transmitió el amor por Messi y ahora creo que soy más fanática yo que él", expresó la mujer en diálogo con el portal PrimiciasYa.

Franchini admitió que la decisión de grabarse el rostro del mejor jugador del mundo es "raro" debido a su edad, y confesó que las seis horas que duró la sesión para llevar a cabo el trabajo fueron dolorosas pero que las soportó entre lágrimas mientras se acordaba de él.


Fuente: www.infobae.com

Comentarios

MAS NOTICIAS
Santiago del Estero: un hombre se tiró en el techo de su auto para protegerlo del granizo
Insolitas
El desesperado intento por amortiguar el impacto de las piedras fue grabado por un vecino y las imágenes se viralizaron en las redes sociales.
Una guardia renunció a su trabajo en una cárcel para irse con un ex preso
Insolitas
Dos días antes de que el detenido fuera liberado, la mujer dejó su puesto sorpresivamente. Una foto reveló hacia dónde se fueron.
Sobrevivió 49 días a la deriva en una cabaña flotante con tan solo una biblia e ignorado por barcos que pasaban a su lado
Insolitas
Aldi Novel Adilang estuvo semanas navegando sin rumbo en el Pacífico. Los barcos que pasaban cerca suyo lo ignoraron, hasta que fue rescatado por panameños