Formosa, Jueves, 19 de julio de 2018 - 05:Jul:47 - loading
Hola Argentina

Una mujer de 54 años se tatuó la cara de Messi en la espalda

23/12/2017 Nora Franchini decidió tatuarse el rostro del capitán de la Selección debido al fanatismo que siente por él. "Mi hijo me transmitió el amor por Messi", expresó

Lionel Messi despierta fanatismo a lo largo y ancho del planeta. Sus fanáticos deliran por él y hasta algunos toman la decisión de sellar su devoción por la Pulga imprimiendo su imagen con tinta sobre su piel. Un ejemplo es el de Nora Franchini que se tatuó al astro argentino en la espalda.

Lo curioso de este caso es que Nora tiene 54 años y su pasión por el rosarino no es futbolística. "El día que lo vi llorando en el Mundial, sentadito sólo y llorando, ahí me decidí a tatuármelo. El amor por él viene de hace rato. Sabía que al otro día su propio pueblo lo iba a matar y me lo tatué. Yo quiero a la persona, a él, no al futbolista. Es mi hijo quien me transmitió el amor por Messi y ahora creo que soy más fanática yo que él", expresó la mujer en diálogo con el portal PrimiciasYa.

Franchini admitió que la decisión de grabarse el rostro del mejor jugador del mundo es "raro" debido a su edad, y confesó que las seis horas que duró la sesión para llevar a cabo el trabajo fueron dolorosas pero que las soportó entre lágrimas mientras se acordaba de él.


Fuente: www.infobae.com

Comentarios

MAS NOTICIAS
Drenaron un canal de Ámsterdam y hallaron más de 700.000 objetos para estudiar la evolución de la humanidad
Insolitas
"Below the surface" es un proyecto que comenzó en 2003 durante las obras para construir una línea de Metro bajo el río Amstel. 11.279 de esos descubrimientos se pueden ver ahora en una página web que, además, permite entender la historia de Holanda
Dejaron a una perra encerrada 7 horas en un auto bajo el sol: trataron de rescatarla pero murió
Insolitas
Un oficial de policía rompió el vidrio del vehículo, que estaba aparcado en el estacionamiento de un Walmart en Trussville, Alabama, y sacó al animal, que aún respiraba, pero ya era demasiado tarde