Formosa, Lunes, 23 de julio de 2018 - 01:Jul:29 - loading
Hola Argentina

Un grupo de amigas generó un espacio artístico que transforma las realidades de los niños en cortometrajes

26/03/2018 El “Taller de la Laguna” permite que los chicos expresen sus vivencias cotidianas a través de historias y dibujos, como medio para canalizar miedos y reforzar valores

Dar sin recibir nada a cambio es un valor cada vez más escaso en los tiempos actuales, pero cuando estos gestos aparecen, marcan la diferencia en el barrio. Quienes lo hacen saben que algo bueno saldrá de eso, ya sea para sí mismos o para otros. 

La protagonista de nuestra Historia de Vida de esta semana es Jessica Beard, quien junto a dos amigas, Carla y Paola, trabaja gratuitamente con los niños en el “Taller de la Laguna”, ubicado en el Lote 4 de nuestra ciudad. En cada encuentro estimulan a los pequeños a manifestar sus realidades a través del arte y, al finalizar del trabajo, realizan el cierre del año presentando cortometrajes con las historias que crearon.

Jessica nació el 17 de noviembre de 1977 en Córdoba. Tiene 40 años. Su papá se llama Francisco Beard y su mamá Laura Valenzuela. Tiene un hermano, Claudio. 

Está separada y tiene dos hijos, Fidel de 16 años y Carmela de 6 años.

Realizó sus estudios primarios en el Colegio “Las Consolatas” de Pirané y los secundarios en la Escuela de Nivel Medio “Batalla de Maipú”. Es diseñadora gráfica, profesora de Artes Visuales (Instituto Albertazzi), licenciada en Artes Visuales (UNNE) y realizadora cinematográfica (ENERC).

Comentó que el “Taller de la Laguna” inició como una motivación personal y fue tomando forma en conjunto con sus amigas. “Con Carla Mendieta, que es ilustradora, y Paola Aguiar, que es psicopedagoga, el proyecto se puso en marcha el año pasado”, recordó.

Explicó que la idea principal fue trabajar con los chicos desde el punto de vista artístico y fomentando la lectura. 

“Comenzando reuniéndonos, ideando, hasta que le dimos forma. El trabajo consta de varias partes, la de estimulación de la lectoescritura, donde Paola trabaja diferentes tipos de cuentos para motivar a los niños. Luego de que incorporaron esas historias, buscamos que nazcan de ellos sus propios relatos, llegamos a los personajes, a los contextos, trabajamos desde los dibujos, desde la bidimensión hasta la tridimensión, los pasamos a muñequitos hechos con plastilina y ahí empezamos con el período de fotografiar a esos personajes en las acciones que ellos antes habían pensado. Después hacemos el montaje y ahí tenemos los cortos, es sencillo de explicar pero difícil de hacer. Lo bueno es que a los chicos les encantó”, relató.

El año pasado, se reunieron aproximadamente entre 10 y 15 chicos, de edades que van desde los 5 hasta los 12 años.

“La idea es que manifiesten sus realidades, porque a lo mejor no tienen un espacio donde ser escuchados o donde contar lo que les va pasando. Y creemos que a través del arte pueden trabajar metafóricamente lo que les acurre. Entonces, ir favoreciendo sus maneras de comunicar. Los niños muchas veces no tienen las palabras para contar lo que les pasa. Entonces, a lo mejor, a través de un relato, de un cuento, de una historia, pueden sacarlo”, describió.

Cortometrajes

El año pasado hicieron el cierre del taller utilizando el espacio de la laguna y proyectaron en una pantalla gigante los cortometrajes con las historias que los niños redactaron, dibujaron y animaron. “Vieron su trabajo final en grande y quedaron muy orgullosos y satisfechos”, contó.

Jesica no se limita a ese espacio sino que está abierta para otras áreas, como el taller de cerámica.
 
“Ahora lo que pensamos hacer es abrirlo para adolescentes, y como recientemente obtuvimos una beca del Fondo Nacional de las Artes, contaremos con equipamiento profesional para darlo con adolescentes. Así que vamos a tener cámaras, equipos de sonido y demás para hacerlo”, expresó.

Todos los cortometrajes creados en el taller gratuito están publicados en la fanpage “El Taller de la Laguna”. Las clases para niños se dictan los jueves de 14.30 a 16 y el taller de cortos para adolescentes, los sábados de 9 a 11.30 horas, a la vera de la laguna de los Indios.

El taller de cerámica se dicta los sábados 15 a 18. Este taller es el único arancelado, los demás son gratuitos.

“Desde chica, tuve una tendencia hacia lo artístico y cada vez estoy más segura de que es una herramienta muy potente para canalizar cualquier tipo de problemática que vivan los chicos. Por otra parte, estoy un poco descreída de la educación por cómo está en la actualidad, porque los chicos tienen acceso a toda la información que hay a través de un click. Entonces es un poco sinsentido seguir enseñando contenidos que ya están; hay que enseñar otras cosas, como el contacto con uno mismo, con los demás, con la naturaleza, olvidarse de la cosa rígida. Entonces, más que nada, en eso se trabaja desde el Taller de la Laguna”, consideró.

Canalizador

Jessica comentó que en su experiencia trabajando con los niños, descubrió que mayormente expresan sus miedos, a los cuales tratan de darles una respuesta y un sentido. Además en el taller se trabaja en rescatar los valores.

En la actualidad, los niños del barrio esperan ansiosos que inicien las actividades en el taller. Jessica y sus amigas Carla y Paola asumieron este desafío de manera desinteresada y asumiendo gastos con recursos propios. Su motivación es favorecer a los niños a través del arte. De esta manera, se trabaja la oralidad, la escritura y expresión artística como canalizador de sus vivencias diarias. 

Comentarios

MAS NOTICIAS
Integró la legendaria banda “Vox Dei” y hoy toca en los colectivos con el anhelo de abrir una academia de música
Historias de vida
Se trata de “Palo” Penayo, un músico que nació en Clorinda, se especializó en EEUU y que formó parte de reconocidas bandas, incluso llegó a grabar un disco en la casa de Sandro, en Banfield
Fue el último jefe de la estación de Ferrocarril de Gran Guardia y sueña con habilitar un museo
Historias de vida
Nicandro Villasanti conserva como preciosos tesoros muchos de los artículos que se usaban en la estación. Telégrafo, boletos, libro de actas y uniformes forman parte de su colección
En el mes de su 54º aniversario de sacerdocio, el padre José Ceschi se recupera de un ACV con la alegría y la fe intactas
Historias de vida
No puede hablar y se traslada en silla de ruedas, pero sigue siendo ejemplo de obediencia a Dios y alegría franciscana