Formosa, Domingo, 26 de mayo de 2019 - 02:May:08 - loading
Rapicuotas Hola Argentina

El periodismo con perspectiva de género: la posibilidad de crear sociedades más democráticas, justas e inclusivas

06/05/2018 El taller brindado en el auditorio de La Mañana buscó repensar el rol de la comunicación y de los periodistas en tanto constructores de realidades, principalmente en temáticas referidas a cuestiones de género

¿De qué hablamos cuando decimos perspectiva de género? ¿Por qué es necesario que todas las actividades humanas estén atravesadas por ella? ¿Cómo comunicamos y construimos un lenguaje mucho más justo? ¿Qué peso tienen en la realidad, las palabras que elegimos en el discurso? ¿Cuál es el rol de la mujer en los distintos órdenes de la vida? Estas preguntas y muchas otras fueron las que se pusieron en discusión en el “Taller de comunicación y periodismo con perspectiva de género” realizado ayer en el salón auditorio del Diario La Mañana.

La iniciativa reviste un primer acercamiento a la perspectiva de género y su importancia para alcanzar una igualdad de derechos entre varones y mujeres y tuvo como objetivo (re)pensar las relaciones desiguales de poder que, desde siempre, se reproducen en los distintos aspectos de la vida cotidiana, a fin de generar una primera inquietud, que permita desnaturalizar conceptos, ideas, prejuicios, opiniones y no continuar reproduciéndolos.

El periodismo con perspectiva de género busca filtrarse de modo inevitable en todas las secciones y fomentar la creación de sociedades más democráticas, justas e inclusivas. En suma, un periodismo de mejor calidad.
Esta mirada llega para romper con esa creencia que los problemas de las mujeres corresponden al ámbito privado y alza la voz para denunciar lo que más tarde se convertirán en políticas públicas.

Las disertantes
Cindy Monzón y Heliana Guirado destacaron que son épocas de cambios en la política, la economía, la salud, de una fuerte transición, de revolución social que no excluye a los medios de comunicación y a su enorme responsabilidad de acompañar a la población. Consecuentemente, indicaron que los medios necesitan ser repensados, encontrar un lenguaje que no excluya a las minorías y adaptarse a los nuevos paradigmas que dejan atrás a la agenda habitual.

Las disertantes afirmaron que a la hora de armar el taller pensaron en un público heterogéneo, profesionales de la comunicación pero también de otras áreas, porque “cuando hablamos de perspectiva de género nos referimos a eso: la perspectiva de género tiene que estar en todas partes, desde una consulta médica hasta en una redacción. La perspectiva de género parte de reconocer que existe una desigualdad y a partir de allí, de empezar a pararse desde otro lugar y hacer, lo que hacemos, de otra manera”.

Paradigmas que comienzan a quebrarse

El taller abordó cuestiones básicas referidas a los estereotipos femeninos, el lenguaje y la imagen de las mujeres que se reproducen en los medios de comunicación, y dio lugar a la generación de un debate con el público. Se generó un encuentro en el sentido de acontecimiento, en tanto sentirse parte de un momento histórico donde se modifican paradigmas que estuvieron arraigados por mucho tiempo y hoy, comienzan a quebrarse.

Cindy Monzón aseguró:
“Hoy la sociedad está cambiando. Estamos viendo cómo se escribe la historia delante de nosotros. Todo va muy rápido y el periodismo no puede quedarse fuera de eso, no se puede dar el lujo de llegar tarde a lo que pasa porque básicamente tiene que ser el mediador entre la sociedad y la realidad. El periodismo elige qué realidad va a mostrar. La idea es que elijamos un lenguaje correcto con un uso responsable de la imagen. Para ir educando a los lectores”.

Por su parte, Heliana Guirado sostuvo:
“La prensa y la comunicación están en el camino a mejorar. Pero este tema debe estar acompañado, sí o sí, por un proceso de construcción personal. De nada sirve que un periodista se siente a redactar una nota sobre un femicidio, siguiendo los pasos de la perspectiva de género, manual mediante, si en realidad, en el interior de su mente piensa que a esa chica la mataron porque salía sola a la madrugada o porque se la buscó. El mensaje para los lectores podría estar correcto, pero esa subjetividad -al fin y al cabo- saltaría”.

Por ello, destacaron la importancia de informarnos, de cuidar la información y también, de ese acompañamiento.
“Tenemos que empezar a romper con estructuras impuestas que hacen que veamos el mundo de determinada manera. Necesitamos un tipo de información que interpele no solo a los lectores sino a los periodistas”, dijeron.

“La realidad le pasó por encima a la Justicia”

Cindy Mozón se refirió además a la relación entre mujer y Justicia y consideró que como periodistas no se puede escribir su deficiencia, sin saber que está pasando: “No se trata de tocar de oído. La realidad le pasó por encima a la Justicia. Hacen lo que puede, sí; pero no alcanza. Las mujeres siguen desprotegidas, muriendo en manos de sus agresores. Básicamente debemos entender que se está juzgando con un Código obsoleto que no contempla casi ninguno de los delitos contra las mujeres que existen actualmente. Hoy, para la legislación actual, todo lo que es violencia sigue siendo del ámbito privado, y, si no caes ensangrentada casi muriendo, significa que no hubo violencia, nunca existió”, manifestó.

Asimismo, señaló que en el rumbo hacia un nuevo Código Penal, “mientras tanto, hay que hacer algo”.
“El tiempo de los procesos judiciales es lento, en todos los ámbitos. Hoy existen protocolos hermosos, pero la práctica es muy distinta a eso, cuando la necesidad de sacar a la mujer de su situación de vulnerabilidad es inmediata y no se puede esperar la orden de uno o varios jueces. El sistema actual es un derrotero”, expresó.

“La violencia institucional existe”

En tanto, Heliana Guirado disertó sobre aspectos que remiten a la violencia institucional del Estado, específicamente de la Policía: “Los mecanismos de estas instituciones son los que hacen que, en definitiva, las mujeres víctimas de violencia lleguen a la redacción de un diario a pedir ayuda diciendo que es lo único que podría llegar a hacer que su exmarido tenga vergüenza y no vuelva a su casa”, resaltó.

En este sentido es interesante cuestionarse hasta dónde llega la ayuda desde la información, si no hay pruebas judiciales que lo abalen. Al respecto, Guirado respondió que “es fundamental creerle a la mujer que llega a un espacio a realizar una denuncia. Nadie se expone a una situación así, porque sí”. “De hecho, está comprobado, el 0% de las denuncias son falsas o tienen un aspecto falso. Nadie se expone a eso”, enfatizó.

“Si te paras en ese lugar, donde dudas de la palabra de la mujer víctima, la nota tiene otro enfoque, no el de una perspectiva de género. Entiendo que los periodistas deben estar en un lugar neutral, pero hay que entender que esa mujer viene a hablar porque realmente necesita el espacio”, concluyó.

Un espacio para repensarnos

La Mañana cree que cada uno debe aportar desde su lugar para conseguir la igualdad de derechos entre hombres y mujeres en la construcción de una comunicación mucho más justa. A continuación, lo dicho durante el taller, porque esto también es una forma de decir (nos).


«A veces, las necesidades superan los recursos».

«Las mujeres del interior están mucho más desprotegidas y necesitan empoderarse aún más. La mujer rural es vulnerable».

«A la hora de la verdad, no estamos acompañadas ni por la Justicia ni la Policía. La asistencia, no sé. ¿Llega la ayuda? El machismo está muy arraigado en la institución policial. La Policía es un punto de falla enorme cuando la mujer quiere salir de la violencia. Escuchemos a la víctima».

«Los delitos sexuales no se investigan de oficio. Pertenecen al ámbito privado. Si la víctima no está en condiciones de denunciar es como si el delito no hubiera existido».

«Argentina tiene mejores leyes que realidad. Muchas de las leyes sancionadas no se cumplen».

«Mujeres y Justicia. La mayoría de los cargos jerárquicos son ocupados por hombres. Hay ámbitos, principalmente en las cúpulas de poder, donde siempre se desempeñan hombres».

«Los estereotipos son ideas, prejuicios, opiniones impuestas por el medio social. Los estereotipos de belleza nos exigen alcanzar un determinado imperante. La cosificación, la mujer como objeto, es el inicio del avance sobre el cuerpo de la mujer. Nosotras debemos cambiar la cabeza y modificar los estereotipos con los que nos educaron».

«La mujer y su directa asociación con la limpieza y el cuidado de otros es uno de los estereotipos más difundidos».

«El lenguaje es representarnos frente a los otros. Hablar de feminismo y de desigualdad de género implica salir de un lugar de confort. Es necesario empezar a contarnos desde otro lugar. Mirar la nueva realidad que está pasando».

«Que se incluya la palabra ‘femicidio’ en una redacción fue una lucha».

«La comunicación también nos discrimina. En el lenguaje está oculto el patriarcado. Hay determinadas circunstancias sociales frente a las que la falta de un gesto, también transmite un mensaje. Las palabras crean realidades».

«La sociedad tiene una idea acerca de lo que significa ser mujer y ser hombre que se reproduce socialmente gracias al lenguaje. Nosotras podemos sufrir violencia porque hay un sistema patriarcal que lo permite».

«El feminismo choca por la desinformación y por los estereotipos de género. Choca una mujer que lucha, que pide y que interviene el espacio público».

«El único diario en el mundo que tiene una directora de género es el New York Times. ‘Sabré que he triunfado en mi trabajo cuando en mi medio ya no necesiten’, dijo su editora».

«No podemos hablar de perspectiva de género sin hablar de feminismo, porque de ahí viene. Surge con la Revolución Francesa, en esa búsqueda de sociedades más justas».

«La medicina, la prensa, la política deberían tener una mirada de género. La perspectiva de género implica romper estructuras».

«Los roles de género pueden ser cambiados. A eso apunta la perspectiva de género».

«La diferencia puntual entre sexo y género. El sexo se determina por los genes; en cambio, el género es establecido socialmente».

«Es necesario repensar nuestra responsabilidad como periodistas y las historias que queremos contar. Los medios son la voz clara para la sociedad. Sin una perspectiva de género, los medios son discriminadores en la práctica. Es necesario hacer un periodismo más inclusivo. Un periodismo para todos y todas».

«Entendemos que la perspectiva de género debería estar en todas las áreas donde desempeñamos nuestras tareas». 

Comentarios

MAS NOTICIAS
El gobernador Insfrán inaugurará tres nuevas obras educativas en el B° Obrero
Locales
Se trata de un Jardín de Infantes, una Escuela Primaria y un Centro de Formación Profesional
Fernández Patri: “Nuestro compromiso es que todos los niños puedan ir a clases”
Locales
El candidato a intendente del FdV remarcó que para ello hará calles y veredas comunitarias. Lo aseguró en un encuentro con docentes de Niveles Primario y Secundario, y personal administrativo de la Agrupación “Techos Azules”