Formosa, Martes, 11 de diciembre de 2018 - 05:Dec:57 - loading
Guru Soluciones Hola Argentina

El fotógrafo que busca recobrar las historias detrás de una imagen para cambiar realidades

03/06/2018 El multipremiado fotógrafo, Sebastián Gil Miranda asegura que es necesario comprender que el objetivo de la fotografía no puede continuar siendo solo la publicación de imágenes, sino transformarse en un puntapié inicial para hacer modificar situaciones.

Sebastián Gil Miranda fotógrafo documentalista dedicado a temáticas sociales, humanitarias y ambientales dialogó con un Cronopio sobre cómo el disparo de una cámara puede cambiar el sentido de las cosas. 

Utilizando como metáfora el reflejo de su imagen en los ojos de un niño haitiano de un campo de refugiados, y lleno de incertidumbre se cuestiona el rol de fotoperiodista, en tanto participe de aquello que fotografía y asegura que es imposible hacerse el distraído ante una realidad que lo interpela tan humanamente. 

“Es importante priorizar la historia que está detrás”, dice y cree en la fotografía como una herramienta de cambio social, lo que logra involucrándose en las historias que mira a través del lente.

¿Cómo te iniciaste en la fotografía?

Es una historia bastante larga porque no fue tan directo. He hecho muchas cosas en mi vida distintas: una licenciatura en psicología, estudie arquitectura; antes, hice teatro muchos años; tuve una editorial independiente; fui docente universitario; tuve espacios culturales. Siempre fueron cosas vinculadas al arte, a la cultura y a lo social; y la fotografía es un poco la condensación de todo eso. Encontré un lugar donde me siento muy cómodo, con la posibilidad de manejar mis tiempos, de crear proyectos propios, de viajar, de estar en contacto con cultura y gente muy interesante. Desarrollando proyectos propios y muchas veces, proyectos preexistentes.

¿Cuál es el rol de la fotografía? ¿Por qué es tan importante fotografiar?

Te lo puedo responder más bien desde el lugar que ocupa la fotografía en mi vida, en mi trabajo, en los proyectos que hago. Mi interés social es previo a la fotografía y ello está muy dirigido hacia ese lado. Lo que fui haciendo a los largo del tiempo es ir buscando la forma de perfeccionar el modo de lograr que mi fotografía genere algún tipo de impacto positivo en los contextos o en las historias, o en las personas que están detrás de las fotos. Para mí, más que contar una historia como fotoperiodista o pensar el rol que debe tener un fotógrafo dentro de un contexto, es importante priorizar la historia que está detrás. Siempre trato de involucrarme en la historia primero, entender cuál es el contexto y de qué forma la historia que pueda contar, publicada en medios, llegando a otra gente, pueda tener un impacto que pueda promover no solo el proyecto sino también todas las necesidades que hay detrás.
Para mí, el objetivo no es ver la historia publicada en un medio sino una vez que esa historia está publicada tratar de que impacte positivamente: muchas veces generando vínculos, permitiendo que se visibilicen necesidades específicas o creando conexiones para que dos proyectos se puedan potenciar, o surjan nuevos.
Con la fotografía viaje muchísimo, tuve la posibilidad de conocer contextos, personas, proyectos increíbles. Como a mí en realidad me fascinan las diferencias, cada contacto es un aprendizaje también.

¿Cómo algo que parece tan estático, tan “recuerdo” puede modificar lo que vemos?

Es el impacto mediático en pos del impacto social. La fotografía generando cambios concretos y específicos. Tiene que ver mucho con el compromiso del fotógrafo, una cosa es ir a contar una historia en un contexto vulnerable o complejo o delicado con el afán de tan solo mostrar la cara más trágica de la situación y otra es trata de entender el detrás de ese trasfondo: allí sigue habiendo vida, necesidades, posibilidades de generar cosas positivas aun en contextos más negativos.

¿Por qué uno no puede permanecer indiferente?

Las personas que estén involucradas con temáticas, sociales, humanitarias, ambientales no pueden desconocer este trasfondo. En la fotografía, siento que hay una forma de atajarse en el rol del fotoperiodista y decir “alguien tiene que contar la historia y yo voy, lo fotografío y lo muestro, ahora lo que viene después depende de otra persona”.
Hay una ética que todo el tiempo es muy delicada. Hay límites que también traspasa, el límite entre lo propio y lo ajeno, entre nuestro espacio y el otro, es algo que en la fotografía muchas veces se invade. Cuando hay desconocimiento y falta de conciencia de eso, me parece que es perjudicial y peligroso.
A través del rol que se le adjudica a fotógrafos de medios muchas veces pasamos con mucha frivolidad de una historia a otra sin tener una real dimensión y muchas veces, incluso sin importarnos lo que está pasando. Si registrarlo y pasar de la historia como si nada. Una forma de generar un cambio real pasa por un cambio de uno desde su propio rol en la medida que cada uno se comprometa desde su espacio, rol y profesión. Realmente será posible un cambio y una mejora a todo nivel.
Creo y esto va mas allá de la ética profesional en la fotografía, sino que en la vida cotidiana cuando tenemos contacto con toda persona, hay un espacio propio de compartir, de poder dar. En lo cotidiano hay como formas o normas de respeto que permiten que las relaciones se generen también de una manera mucho más armoniosa y provechosa.
En profesiones como la fotografía, donde uno está con un elemento que de por sí, genera una invasión al espacio porque al sacar una foto de otra persona de alguna manera estoy invadiendo su espacio ahora si encima lo estoy haciendo en un contexto muy complejo y no le estoy dando la oportunidad de participar o ser un puente y, además, me estoy aprovechando para poder contar una historia y que esa historia sea publicada y generar recursos, desconociendo justamente que detrás de eso hay realmente personas, situaciones muy trágicas. Si el profesional toma conciencia de eso, la dimensión o la posibilidad de generar un cambio serían mejores. 
Parte de la base desde donde me posiciono para contar la historia. Si yo solo voy a buscar contar una historia desentendiendo el contexto o simplemente buscando las caras que puedan generar más espacio mediático, voy a estar desconociendo la posibilidad de que mi trabajo pueda generar un cambio real. Si detrás de esa conciencia que pueda generar hay una conciencia previa, las posibilidades de ser un agente de cambio van a ser mucho mayores. Pasar por eso, por la conciencia previa.

----------

NUEVO PROYECTO 

Sebastián está trabajando actualmente en un proyecto que lanzará en Rusia que se llama Balls Not War, registrando proyectos sociales en diversos lugares del mundo en los que el fútbol transforma realidades: “La idea fue visibilizar los proyectos pero además generar una red que se potencien y puedan generar un espejo para que se vayan promoviendo”.

----------

FOOTBALL FOR HOPE 

El día que Sampaoli dio la lista de los 23 jugadores que iban al Mundial, en el predio de la AFA la Asociacion Civil Andar - Granja Andar también dieron su lista y nos representarán en el mundial de Fútbol Inclusivo Football for Hope. Ellos también van!!! 

----------

Comentarios

MAS NOTICIAS
Matías Arriazu regresa a Formosa con una propuesta imperdible
Cronopio
Después de recorrer rutas latinoamericanas y de brindar dos conciertos, en Foz de Iguazú y en Asunción, dará una clase magistral en esta capital. Dónde inscribirse
“Si no hay público con quien compartir, no hay artistas”
Cronopio
“El arte es búsqueda constante, es un agente de cambio de realidades y un poderoso generador de vínculos y afectos”, definieron Olga y Marina Liz Romero, dos artistas que participaron recientemente de BADA