Formosa, Miercoles, 18 de julio de 2018 - 15:Jul:03 - loading
Hola Argentina

“¿Un plan morfina?”

13/06/2018 Una columna de opinión de Santiago Montoya

El acuerdo alcanzado con el FMI no implicaba de ninguna manera que la cotización del dólar iba a quedar planchada.

En la jornada del lunes el dólar minorista (alrededor de 40-50 centavos adicionales al cierre vendedor mayorista), llegó a aproximadamente 26.50, lo que significó alrededor de un 5% más que la cotización vigente al momento del anuncio del acuerdo con el FMI, apenas la semana pasada. 

Es decir que, a pesar de tasas de interés en pesos que se mantienen en los niveles elevados previos al acuerdo, el retiro de la oferta de 5000 millones de dólares por parte del Central, a 25 pesos por dólar, dejó flotando la divisa, que ahora busca un valor de equilibrio.

No obstante, debe tenerse presente el mercado y las circunstancias. El lunes fue una compra puntual de 50 millones de dólares la que disparó el dólar, pero ayer, en un mercado poco líquido y con pocas operaciones, entre las 11 horas y las 12 horas, el dólar mayorista fluctuó solo entre 25.85 y 25.88 (a la baja en ese lapso): 11:15, el mayorista estaba a $25.88; 11:45, el mayorista a $25.85.

El contado con liquidación (implícito en bonos) estaba $25.85/25.95 y el minorista anduvo unos 45 centavos más arriba. Concretamente, el dólar cerró ayer a 26,38 pesos.

En cuanto a títulos en pesos, están los fondos de afuera vendiendo a full, motivado según información que circula en el mercado, en que no les gustan estos movimientos del tipo de cambio (hasta que eso no se normalice todo lo que es títulos en pesos se mantendría vendedor; se quieren ir, pero el tema es que no pueden porque escasean compradores).

Por esto último, habría una demanda de dólares porque esos fondos extranjeros que tienen títulos en pesos buscarían salir ni bien puedan recuperar liquidez.

La realidad de este martes nos está mostrando entonces un mercado chico y volátil, con pocas operaciones y liquidez, de modo que variaciones relativamente importantes de la divisa no deberían sorprender, más en este contexto explicado, y no deberían ser interpretadas en sí mismas –a no ser por variaciones extremas-, ni como una calma definitiva en los mercados, ni como una catástrofe económica en ciernes.

Sí queda planteado un alerta, como se dijo en el informe anterior, por las consideraciones acerca de la volatilidad cambiaria y su impacto en expectativas económicas y puntualmente en la inflación. Son horas delicadas en este sentido.

¿Y qué pasará con las LEBAC? Para entenderlo hace falta saber lo siguiente: EL BCRA dejará de financiar al Tesoro con adelantos transitorios. 

Por otro lado, el Tesoro cancelará deuda en poder del Banco Central (letras intransferibles). El Tesoro se comprometió a rescatar esas letras intransferibles con compras trimestrales. 

Con el obtenido por las Letras intransferibles, el BCRA acelerará la recompra de LEBAC, sin emitir más pesos, con lo cual se persigue que progresivamente, haya menos stock de letras en licitación. 

A su vez, como el BCRA emitirá menos pesos al dejar de asistir al Tesoro, debería tener más margen para bajar la tasa de interés que necesita para esterilizar moneda.

Nada de esto tiende a reducir la alta volatilidad en el frente cambiario, en el corto plazo.

Comentarios

MAS NOTICIAS
La tentación regional de agregar impuestos
Sociedad
Una columna de opinión de Alberto Medina Méndez
Odebrecht quiere cobrar $1.500 millones por las obras que están bajo sospecha
Sociedad
El Gobierno se opuso porque se trata de los proyectos que se cree que se gestionaron con el pago de coimas. La Cámara Federal resolverá esta semana