Formosa, Jueves, 15 de noviembre de 2018 - 18:Nov:20 - loading
Hola Argentina

“Un lente, dos pasiones”: Ramón Maldonado retrata la realidad y la belleza natural de Formosa con su cámara

03/09/2018 Hace 40 años trabaja con profesionalismo y vocación en el Diario La Mañana. Con este medio realizó coberturas de hechos históricos en el país y fotografió a decenas de personalidades. Con su segunda pasión, la fotografía de naturaleza, logró que su arte trascienda las fronteras

En el mes aniversario de Editorial La Mañana, Historias de Vida brindará homenaje a los trabajadores más antiguos de cada sección, quienes compartirán sus anécdotas de un trabajo muchas veces atípico en cuanto a funciones y horarios. El diario nunca detiene su actividad y eso involucra el desempeño de muchas personas, los 365 días del año.

En esta oportunidad, este material periodístico cuenta la vida de un reportero gráfico reconocido en la región por su constante evolución.
Se trata de Ramón Félix Maldonado, quien nació el 20 de febrero de 1963 en Formosa. Es hijo de Francisco Maldonado y Benita Martínez, tiene cuatro hermanos varones: Carlos, Santiago, Diego y Raúl.

Cursó sus estudios primarios en la Escuela Nº 124 “Luis Jorge Fontana” y los secundarios en la ENET Nº 2, donde continuó estudios terciarios de Administración de Empresas. 

Está casado con Mirtha Bresanovich y tiene dos hijos: Matías y Mariana Noemí, ambos abogados.

Desde niño, junto a su padre, conoció el valor del trabajo y el sacrificio. En 1978, cuando tenía 15 años, ingresó a Editorial La Mañana a trabajar como dactilógrafo y encargado de archivo, recomendado por su padre que realizaba trabajos para Don Enrique Emeregildo Read, fundador del Diario.
En mayo de 2018 cumplió 40 años como empleado de la empresa.

Luego de iniciarse en la sección Archivo pasó a Fotomecánica, lugar donde se hacían las chapas y las transparencias negativas o positivas de dibujos, fotografías y textos para el diario. “Estando ahí nació mi interés por la fotografía, entonces le pedí a uno de los fotógrafos de ese entonces, Oscar Castillo, que me enseñara y a eso dedicaba todas mis horas libres en el diario”, recordó.

Cuando se sintió seguro con la práctica, habló con las autoridades de la empresa y pidió su pase a Fotografía. De esa manera, desde el año 1980 hasta la fecha integra esa sección, donde alcanzó el puesto de jefe. “La fotografía es mi pasión y mi vocación, por eso doy lo mejor y más de lo que me piden cada vez que salgo a trabajar”, afirmó.

Maldonado mostró una notable evolución año tras año. Siendo exigente y perfeccionista al máximo, se superó a sí mismo y se estableció como referente en materia fotográfica en la región.

“Siempre fui muy inquieto, no soy conformista, más allá de las dificultades de otras épocas en el acceso a capacitaciones y fuentes de información, me rebuscaba para comprar libros y revistas especializadas para aprender más. En la vida siempre traté, humildemente, de progresar”, contó.

El Instituto de Bellas Artes y los talleres de capacitación impulsados por el Diario fueron muy importantes para nutrir sus conocimientos. La impronta en cada fotografía suya es su don innato.

Coberturas “en bici”


Recordando sus inicios como reportero gráfico en La Mañana mencionó que “antes las coberturas salíamos a hacerlas en bicicleta”. 

“Don Enrique me ayudó a comprar un bici y posterior a eso tuve una motocicleta de 50 cc, ‘la Yuki’, pero eso fue mucho tiempo después, hasta que aparecieron los vehículos. Pasa que antes Formosa era muy chica, se limitaba prácticamente a las cuatro avenidas y en bici nos manejábamos bien, teniendo en cuenta que en esa época no había tanta actividad deportiva, social o política”, relató.
Con respecto a la tecnología que conoció a lo largo de 40 años como fotógrafo, comentó que es una satisfacción que la empresa tenga la costumbre de optar por lo mejor. “Siempre trabajamos con la línea Nikon, en los modelos más modernos que salían. Antes nuestra tarea era de fotógrafo laboratorista, porque revelábamos las fotos, era un trabajo meticuloso pero muy lindo”, contó.

Cambio a lo digital

A mediados de los ‘90 hubo un cambio de 180º en cuestión tecnología, que no dejó afuera a la fotografía: llegaron las cámaras digitales. “Ese fue un momento de cambio muy difícil para mí porque salimos de lo casi artesanal a lo digital, con sus pro y sus contra. De pasar a tener un laboratorio nos encontramos con una computadora, que jamás habíamos usado antes, una cámara digital y un cable para descargar las fotos. Era empezar a hablar de los pixeles y otras cosas. Las cámaras digitales de esa época eran lentas, en coberturas deportivas costaba un montón agarrarle la mano, pero nos adaptamos”, comentó.

Maldonado subrayó que en cuestión tecnológica e inversión, “el Diario siempre marcó tendencia en la región, siempre nos dio buenas cámaras y en mi caso, me enviaron a muchas capacitaciones”.

Hechos históricos

A lo largo de cuatro épocas como reportero gráfico, tuvo la oportunidad de cubrir eventos trascendentes a nivel social, político y deportivo. “Antes no existía Internet, entonces La Mañana en ese sentido siempre buscó su material exclusivo, sus propias notas y fotos, por eso viajábamos mucho”, resaltó.

Recordó que “cubrí partidos de Copa Libertadores y numerosos partidos de Primera División del Fútbol Argentino en Buenos Aires, Eliminatoria de los Mundiales, automovilismo, como por ejemplo Fórmula Uno en Brasil; en la parte política, la asunción de los presidentes, encuentros de mandatarios en Asunción, la visita de los reyes de España, el golpe de Estado de Paraguay, cuando cayó Stroessner, grandes tragedias como el Ycuá Bolaños, que fue una cosa impresionante para mí, también pude fotografiar a grandes personalidades como Maradona, Beckenbauer, el Doctor Laureano Maradona, que me llenó mucho conocer su sencillez y escuchar su experiencia, tenía una personalidad increíble. También hechos históricos en la provincia como el regreso de la democracia y la asunción de autoridades provinciales, el descubrimiento de petróleo en Palmar Largo, el primer ingreso de petróleo formoseño para la venta a Paraguay, las grandes inundaciones, en fin, un montón de experiencia que me regaló este trabajo”.

Fotografía de naturaleza, su segunda pasión

Hace unos 15 años, Maldonado descubrió la segunda de sus grandes pasiones: la fotografía de naturaleza. Luego de tener la posibilidad de adquirir sus equipos fotográficos propios, dio sus primeros pasos. Quienes lo conocen se asombran de su capacidad para observar lo obvio, pero que pocos ven, y de darle a lo cotidiano la categoría de extraordinario. Podría decirse que fue uno de los pioneros en eso de mostrar las bellezas naturales de Formosa que luego formarían parte de una inmensa campaña turística en todo el país.

“Siempre me dio vueltas en la cabeza este tipo de fotografía. Creo que me ayuda ser tan obsesivo y exigente con mis trabajos, además de ser un apasionado de la naturaleza. Es una pasión que me ofrece grandes satisfacciones”, expresó en referencia a que hasta la fecha realizó tres muestras fotográficas, “Formosa al Natural”, “Alas de Formosa” y “Bañado La Estrella”. Hoy, muchas de sus fotos están exhibidas en Buenos Aires y en provincias de la región.

“Mi deseo es que cada una de mis fotografías no sólo muestren sino que enseñen, que sirvan como material de estudio, que sea un aporte a la comunidad formoseña, ese es mi regalo a esta tierra que me dio tanto”, anheló.

Actualmente trabaja en un libro con texto informativo y fotografías de las bellezas del Bañado La Estrella.

Redes sociales

“Cuando no existían las redes, y ocurrían eventos trascendentes en la provincia, La Mañana siempre fue referente, es por eso que de innumerables medios nacionales llamaban y pedían fotos, y por ello muchas de mis fotografías fueron publicadas en diarios del país”, contó con orgullo.

La devolución de sus trabajos la realizaba la gente, en las calles, que algunas veces lo detenían y felicitaban. Sin embargo, con la llegada de las redes sociales su exposición ganó audiencia y traspasó todas las fronteras. En sus cuentas de Facebook e Instagram cada posteo tiene al menos 300 compartidos y miles de “me gusta”. 

También, “el ida y vuelta” con la gente es constante. “Me da mucha satisfacción que me feliciten por las fotos, que me alienten a seguir publicando, es muy reconfortante que mis fotografías gusten”, expresó.

Luego de tantos años en la profesión, Maldonado asegura que la cámara fotográfica es parte de su cuerpo. “Es como una extensión mía, la llevo a todas partes, la cuido, me dio tantas satisfacciones y me regala tantos beneficios a nivel emocional que no me separo de ella ni un minuto. Lo mismo puedo decir de mi trabajo dentro de Editorial La Mañana, estoy muy feliz y agradecido”, finalizó.

• Por M. Valeria Díaz de Vivar -periodista-.

Comentarios

MAS NOTICIAS
Doña Rosa, con sacrificio y honradez, consiguió que la prosperidad tocara las puertas de un antiguo comedor
Historias de vida
Su restaurante familiar no está a la vista pero es conocido por muchos. El trato sencillo y su habilidad en la cocina hicieron del comedor un negocio próspero y fuente de ingreso para varias familias
Su canto a la naturaleza le abrió las puertas de una sociedad excluyente a un joven músico toba
Historias de vida
En 1960 se animó a decir “quiero estudiar”. Sufrió racismo y discriminación, pero también conoció buenas personas. En 2019 cumplirá 50 años como cantante y es por eso que su mayor anhelo es celebrarlo con un festival para recordar las oportunidades que le dio ese hecho a su comunidad. Fue pionero e inspiró a muchos jóvenes aborígenes a superarse
Historias de vida: Ezequiel Ledesma, “voy a ser contador”
Historias de vida
Con la seguridad de quien sabe lo que quiere, la valentía de haber ganado batallas contra la adversidad casi todos los días de sus 15 adolescentes años, y la gran capacidad de reírse no sólo de las pequeñas cosas sino también de sí mismo, presentamos a Ezequiel Ledesma, nuestra Historia de Vida de este lunes