Formosa, Domingo, 21 de abril de 2019 - 23:Apr:55 - loading
Rapicuotas Hola Argentina

Un ex campeón de boxeo murió durante un concurso en el que ganaba quien comía más medialunas en un minuto

05/11/2018 Ocurrió en Pinamar. Se trata de Mario Melo, quien fue campeón semipesado y pesado durante las décadas de los 80 y 90

Mario Melo, quien fuera campeón argentino y sudamericano de boxeo, murió este domingo en la localidad bonaerense de Pinamar, luego de participar en un concurso en el que ganaba quien comiera la mayor cantidad de medialunas en un minuto.

El trágico hecho ocurrió durante el evento denominado la Fiesta de la Medialuna, que tuvo lugar en la esquina de la avenida Bunge e Intermédanos. Melo se descompensó en el lugar donde se desarrollaba el encuentro y tuvo que ser trasladado al hospital local, donde horas más tarde murió.

Según reconstruyó la policía de la provincia de Buenos Aires en las últimas horas, la víctima padecía diabetes, aunque hasta el momento se desconoce cuáles fueron los motivos del deceso.

Era la primera edición de la llamada Fiesta de la Medialuna, que además de la competencia denominada "Quién come más medialunas en un minuto", tenía eventos artísticos, juegos, sorteos y puestos de comida.

Melo fue campeón semipesado y pesado durante las décadas de los 80 y los 90. Vivía en una casa ubicada en Ostende y cobraba una pensión para ex boxeadores. Al ex boxeador lo apodaban "Mazazo".

El ex boxeador tomó notoriedad el último año cuando confesó que participó de una pelea arreglada en la que enfrentó al peleador cordobés Fabio "La Mole" Moli en 1997.

Comentarios

MAS NOTICIAS
Las últimas palabras del cocinero del ARA San Juan a su esposa: "Si no vuelvo, no le perdones nada a la Armada"
Sociedad
El tripulante le había contado a su mujer que la embarcación "estaba cada vez peor". Le dejó pruebas de las fallas por si no volvía
¿Conoces La ley del espejo?
Sociedad
Una columna de opinión de Tona Galvaliz
Por ley, el acoso callejero es violencia contra las mujeres
Sociedad
Hablemos de igualdad: por Heliana Guirado, periodista y licenciada en Ciencias de la Comunicación