Formosa, Miercoles, 27 de marzo de 2019 - 00:Mar:13 - loading
Rapicuotas Hola Argentina

Recorrido histórico del feminismo: la lucha por el acceso a la educación y el buen trato en el matrimonio

22/02/2019 Por Heliana Guirado, periodista y licenciada en Comunicación Social

Mucho se habla hoy del feminismo (dicho en singular, aunque lo más apropiado sería hablar en plural), como un movimiento entendido por muchas personas y completamente desconocido por otras. En el medio, insultos, rechazo y confusión teórica marcan el camino de una ola que no para de crecer.

¿Cómo nace? ¿Qué reclamaron las mujeres a lo largo de la historia? ¿Por qué el movimiento debe incluir a la comunidad LGTB? Siempre se apuesta a brindar teoría y práctica para comprender el contexto y tomar decisiones. Por eso, a través de tres artículos se realizará un recorrido histórico (basado en el material de Bonnie Anderson y Judith Zinsser, “Historia del Feminismo: una historia propia”) acerca de las diferentes etapas del feminismo, que marcaron el camino que ubica al mundo en el espacio y tiempo actuales.

Entenderse parte del movimiento implica comprender que las mujeres son personas con derechos que deben ser garantizados por el Estado como organización política, el sector privado y la sociedad en su conjunto. A lo largo de la existencia de la humanidad, los hombres han sido valorados como seres humanos y pudieron gozar de todos los derechos existentes, situación que no fue igual para las mujeres e identidades sexuales disidentes, quienes en un sistema heteropatriarcal han sido discriminadas, violentadas y excluidas.

La búsqueda de justicia social para cambiar la realidad fue el motor que dio origen a cada uno de los procesos sociales que se vivieron desde el inicio de un movimiento heterogéneo que se refuerza en un contexto aún hostil.

Christine de Pisan

El siglo XV descubre a las europeas con sus vidas transformadas por los primeros suspiros del feminismo, gracias a los escritos de Christine de Pisan.
En un contexto en el que los hombres debatían sobre la humanidad o no de las mujeres, su naturaleza e inteligencia, la autora escribía para criticar esas acciones.

En el “Libro de la ciudad de las damas” describe cómo al principio creyó en todo lo que se decía y llegó incluso a detestarse, hasta que comenzó a rechazar estas afirmaciones.

Las primeras feministas europeas se caracterizan por luchar y reclamar a través de sus escritos, hecho que no es casual sino que se basa en la apuesta que hacían a la educación como herramienta clave para superar la subordinación a la que eran sometidas (a la que entendían no como natural ni innata sino como resultado de las acciones del hombre y, por lo tanto, posible de cambiar). Así, reclamaban no sólo una mejor educación sino también un mejor trato durante el matrimonio.

En esta etapa del movimiento, la pelea por la igualdad entre hombres y mujeres estaba basada en el cristianismo. Un ejemplo de esto es una cita de Mary Astell, que en 1964 afirmaba: “Dios ha dado a las mujeres lo mismo que a los hombres: almas inteligentes”.

Para poder justificar que la inferioridad respecto de los hombres no existía, las feministas usaban a mujeres de la Biblia, de fábulas, leyendas y de la historia, quienes eran tan buenas o incluso mejores que los varones.

Ellas tenían la capacidad de gobernar, decidir, ejecutar y producir, sin embargo la subordinación ya tenía mucha fuerza y era una creencia arraigada a la sociedad. El origen de este ataque lo encontraron en los “celos” de los hombres y en la costumbre, que perpetuaba la subordinación en el tiempo.

Resultado de imagen para feminismo

Mary Wollstonecraft, 
la pionera

Con los antecedentes de sus predecesoras, esta escritora inglesa decidió romper límites e ir un poco más allá.

Entendiendo también a la educación como un derecho fundamental que debe ser garantizado, desafió al Estado, lo responsabilizó por la situación que vivían las mujeres y lo instó a que creara un nuevo modelo de enseñanza primaria gratuito para hombres y mujeres.

Con una historia de vida marcada por la dificultad de ser mujer en esa sociedad, comenzó a trabajar a los 17 años como dama de compañía, modista y maestra. El motivo principal era su padre derrochador.

Su creación “Vindicación de los derechos de la mujer”, publicada en 1792, es considerada una obra fundamental en los inicios del feminismo y en la actualidad, por destapar la realidad de problemáticas sociales profundas y falsos mensajes que se continúan reproduciendo de diferentes maneras. 

Esta mujer, que trabajó y escribió sobre la educación, fue también valiente a la hora de enfrentar a pensadores de la época que eran considerados maestros con palabras irrefutables. 

Ante esa realidad, decidió creer en su propia experiencia y observación para contradecir a Jaques Rosseau, su principal enemigo, quien afirmaba que la educación debía servir para que las mujeres cumplan correctamente su papel de esposas, porque habían nacido para complacer a los hombres. Ante esto, la escritora afirmaba: “Probablemente yo he tenido la oportunidad de observar más niñas en su infancia que J. J. Rousseau. Puedo recordar mis propios sentimientos y he observado detenidamente a mi alrededor. Sin embargo, lejos de coincidir con su opinión respecto al despertar del carácter femenino, me aventuraré a afirmar que una niña cuyas emociones no hayan sido desalentadas por la pasividad, o su inocencia manchada por la vergüenza falsa, siempre será juguetona”.

Más tarde escribió otros textos. Uno de ellos fue la novela “María, o las injusticias que sufre la mujer”, donde hablaba de violencia en el matrimonio, prostitución forzada y divorcio (que aún no estaba instaurado en Inglaterra).

Mary Wollstonecraft murió joven producto de las complicaciones que le produjo el parto de su segunda hija. No pudo terminar esa obra, pero dejó un legado imposible de olvidar para las generaciones posteriores.

Sus denuncias, su interés por romper con el modelo hegemónico que imperaba y su profundo deseo de empoderar a las mujeres a través de la educación y la posibilidad de que también puedan participar de la vida política, generaron un cambio de paradigma en los reclamos que las siguientes mujeres realizarían. 

Comentarios

MAS NOTICIAS
La concesionaria HOMU SA donó equipos de última tecnología a la Escuela Técnica Nº 7
Sociedad
Se trata de un motor Hilux, dos cajas automáticas de cambio, más otra de transferencia de la marca. Los alumnos también hacen pasantías en la empresa
El Rotary Club 9 de Julio puso en marcha el Programa de Alfabetización de la Mujer Adulta
Sociedad
El objetivo de la iniciativa es la alfabetización básica de 300 mujeres adultas con necesidades básicas, en un plazo de 3 años