Formosa, Martes, 21 de mayo de 2019 - 13:May:12 - loading
Rapicuotas Hola Argentina

“Compartir la misa en el reencuentro de los familiares con los restos de sus seres queridos fue indescriptible”

14/03/2019 El sacerdote Ponciano Acosta se emocionó y relató la fuerte experiencia. Hubo momentos de tristeza, llantos, abrazos y una sensación de paz

El sacerdote formoseño Ponciano Acosta relató en primera persona las sensaciones que vivió durante la visita a las Islas Malvinas y detalló los fuertes momentos que experimentó en el Cementerio de Darwin, donde ofició una misa junto a los familiares de los caídos en la guerra de 1982 con el Reino Unido.

“Todos los momentos fueron de mucha sensibilidad. El llamado interior que sentí frente a la tumba de Ramón (Gumersindo Acosta) fue arrodillarme y abrazarnos con mi prima Olga, su hermana. Después, durante la misa di gracias porque en la humildad de un sacerdote Dios puede mostrar su presencia y su acompañamiento en medio del dolor y la tristeza y estar ahí con tanta gente que salió fortalecida”, comentó el religioso a La Mañana

Este miércoles, un grupo de 62 familiares de soldados caídos en la Guerra de Malvinas viajó al Archipiélago del Atlántico Sur para homenajear a los nuevos 22 combatientes que fueron identificados en los últimos meses gracias al trabajo conjunto de la Cruz Roja y los gobiernos de la Argentina y el Reino Unido.

“Los abrazos con las madres, hijos, hermanos y la familia me causaron mucha emoción. También, busqué la tumba del gendarme Víctor Samuel Guerrero, que era formoseño, de Pirané. El grupo regresó muy fortalecido y en paz, como diciendo misión cumplida porque hemos podido dar un paso; estamos unidos a través del dolor pero también de todo este movimiento que existe por la causa Malvinas”, expresó el sacerdote con una voz que se quebraba por momentos y que aún estaba cargada de emoción. 

Calificó a la jornada vivida en el Archipiélago como un conjunto de sensaciones, desde tristeza, acompañamiento, el pensar muchas cosas, incluido una marcada sensación de paz. 

“Fuimos como peregrinos y pisar un lugar tan sagrado para los argentinos, de manera especial para nosotros los familiares de caídos, fue una experiencia muy fuerte. Estar ahí, sentir, escuchar. Compartir la misa en el reencuentro de los familiares con los restos de sus seres queridos fue indescriptible. En principio eran 20 los nuevos identificados pero en la noche antes de partir nos dieron la noticia de que se reconocieron otros dos más. Incluso, los familiares de los dos nuevos identificados me pidieron bendecir sus tumbas, que aún tenían las placas con la frase: “Soldado argentino sólo conocido por Dios”. No tuvieron tiempo ni siquiera de cambiarle la placa pero ya están seguros de que sus seres queridos descansan en esos lugares”, agregó.

El silencio

Rescató, además, que durante el traslado desde la base militar hasta el Cementerio de Darwin se vivió un profundo silencio, como quien está en un retiro espiritual. 

“Todo fue emocionante: madres que por 37 años estuvieron esperando este momento de poder tirarse sobre la tumba de sus hijos y llorarlos. Con quienes más quedé impresionado fue con las madres, muy ancianitas ya por el tiempo transcurrido desde la guerra. En mi caso, fui como familiar acompañando a Olga para ver la tumba de Ramón Gumersindo Acosta, una mujer que se movió incansablemente todo este tiempo en la causa de Malvinas por su hermano y todos los caídos. Pero también fui como sacerdote y traté de brindar consuelo a las otras familias y acompañarlos. Una joven me contó que su papá había luchado tanto por la identificación de los restos de su hermano, que al poco tiempo de recibir la confirmación falleció porque lo único que esperaba era vivir ese momento tan fuerte”, relató. 

Señaló que un veterano argentino regresó a las islas con la trompeta que le había sacado un soldado británico como trofeo de guerra y que lo recuperó hace un tiempo, lo que también formó parte de este viaje de reencuentros y emociones a flor de piel. 

“La celebración religiosa la realicé con un sacerdote norteamericano, un monje benedictino, que está en las islas. Pudimos acompañar desde nuestra fe católica a todos y estuvimos abiertos a todas las tradiciones religiosas, unidos en un Dios único”, concluyó. 

Comentarios

MAS NOTICIAS
"La enseñanza tradicional provoca rechazo de los chicos a la matemática"
Locales
Un especialista en la materia analizó el poco apego que tienen los estudiantes a las ciencias exactas y vinculó esta característica a la vieja práctica educativa de no relacionar los conceptos con la vida cotidiana.
"Que quieran prohibir colores en la publicidad callejera demuestra temor y desesperación del PJ"
Locales
Lo manifestó el apoderado del Nuevo Frente, José Cánepa, en relación a la polémica decisión que tomó el TEP en prohibir el uso del azul y celeste en la cartelería partidaria de la oposición.
Una vecina del Villa Hermosa resiste al avance del agua desde su habitación
Locales
Antonia no se quiere ir pese a que la filtración de agua ya tomó gran parte de su vivienda.