Formosa, Domingo, 26 de mayo de 2019 - 02:May:24 - loading
Rapicuotas Hola Argentina

De la química a la espiritualidad

15/05/2019 La columna de sanación de Mónica Majda

Estas líneas no pretenden ser una clase de química ni de religión, más bien, un intento para que se entienda el paralelismo que existe entre la materia, la energía y la espiritualidad, y cómo nuestras relaciones se pueden entender apartir de la visión química y espiritual; algo a veces difícil de comprender. Intentaré ser simple.

A sabiendas de que somos Materia (cuerpo físico), Energía (cuerpo vital emocional y mental), y Espíritu, sabremos también que funcionamos como un verdadero sistema de cuerpos, donde uno más uno no es dos, sino más de dos, donde cada cuerpo influye en el otro de manera directa y profunda. Recordemos que como Materia estamos formados por millones de Átomos, que son las partículas más pequeñas conocidas hasta ahora. Los átomos unidos forman moléculas que a su vez forman tejidos, órganos y sistemas. Cada uno está básicamente formado por un núcleo que contiene protones (cargas positivas) y neutrones (cargas cero) y alrededor de ese núcleo se encuentran los electrones girando como "torbellinos" en orbitas (cargas negativas). El átomo eléctricamente es neutro, es decir, tiene iguales cargas positivas y negativas. Cuando se halla cerca de otros átomos, pueden interactuar, cediendo, ganando o compartiendo sus electrones formando uniones químicas diferentes. Se acercan e interactúan del mismo modo que lo hacemos nosotros en una escala macroscópica

Y aquí se viene, el paralelismo…

Pensemos por un momento que cada uno de nosotros es un átomo distinto uno del otro, con núcleos y electrones con infinitas y diversas cargas (con genealogías e historias diferentes, cuerpos, experiencias y aprendizajes diferentes) y pensémonos con nuestros electrones
(Ego) girando alrededor de nuestro núcleo (Alma), estableciendo uniones con otros a través de "fuerzas de atracción" entre el núcleo de un átomo (Alma) y los electrones del otro (Ego) y viceversa, se atraerán hasta cierto punto, para unirse por afinidad (por amor para aprender uno del otro, contactando, procesando información, sintiendo, limpiando y purificando el ego propio, reconociéndose uno en el otro. Luego, se “repelen” también entre sí porque sus nubes electrónicas, son negativas, de igual carga (Egos y aparecerán los Conflictos y las Resistencias) y se producirá la repulsión.

Existe una separación, una longitud que se llama "longitud de enlace" en donde los dos átomos encuentran un EQUILIBRIO de unión, es la distancia que deben mantener para estar en ARMONÍA, donde las fuerzas de atracción y de repulsión se igualan, donde ningún átomo invade el espacio del otro ni se aleja tanto como para romper la unión, puesto que son afine. Esa distancia deberá ser respetada para que el enlace se estabilice, se ordene y se mantenga, de lo contrario se romperá. Llevado esto a las relaciones, cada ser humano deberá respetar de igual modo ese enlace o distancia con otro ser viviente y sintiente, para mantener la armonía dentro de sí (microcosmos) y fuera de sí (macrocosmos).

Si en un vinculo o relación queremos forzar la unión o acercarnos más de lo debido (por nuestros egos), apegarnos, habrá repulsión como respuesta al intento de invasión o violación de ese Espacio Sagrado, tanto más se repelerá cuanto más fuerza se ejerza para retener. Acción y reacción.

Cuando estamos desarmonía, cuando no estamos, respetando nuestros vínculos porque los queremos forzar, presionar o liberar antes de tiempo, no estamos respetando nuestras fuerzas internas y habrá desarmonía interior consecuentemente y viceversa, cuando nos presionamos a nosotros mismos nos auto exigimos, o somos inconscientes de las fuerzas que nos rigen, del espíritu, entonces habrá desestabilización molecular y atómica, y habrán disrupciones en nuestros propios enlaces y cuerpos. Como consecuencia, enfermaremos.

Padres sobre protectores, amantes egoístas, rechazos, uniones, amores eternos, cuestión de química y tantos temas que rodean nuestra mente: ¿Qué es lo que habita en ese espacio entre el núcleo y los electrones en un átomo? ¿Qué es lo que habita entre un átomo y otro? ¿Qué es lo que habita entre una molécula y otra? ¿Qué es lo que habita entre un ser y otro? ¿Qué es lo que habita entre una estrella y otra? ¿entre galaxias ? Qué si no el vacio, el Éter, la sustancia primigenia de la que TODO ha sido creado. Estamos formados a partir de esa fuente inconmensurable de todo potencial, fuerza de creación, de lo que nuestros ojos físicos no pueden ver, de lo que nuestros oídos no pueden oír, de lo que no se palpa ni saborea con nuestros sentidos pero lo que se sabe más importante y de hecho lo es, inconmensurable, omnipotente y pluripotencial, Universo, fuente de energía creadora, armoniosa restablecedora: Dios, o el nombre que le quieras poner.

“Longitud de enlace"

Sin nuestras sombras, oscuridades, debilidades, egos (electrones, cargas negativas) no tendríamos la oportunidad de atraer las experiencias a nuestras vidas (núcleos positivos, almas) y aprender de ellas en esa unión transitoria- permanente. Que importante sería entonces rever nuestras relaciones, nuestros vínculos, nosotros mismos y con la familia, amigos, parejas, colegas y trabajar conscientemente para que exista el respeto por esa "longitud de enlace" de equilibrio, de armonía, única y especial para cada vinculo, esa distancia de crecimiento juntos estabilizadas por el Amor Verdadero, el respeto del uno por el otro, entendiendo cada unicidad en la Totalidad.

Aprender matemáticas, química, fisica, biología, genética, numerología, técnicas energéticas, emocionales, psicológicas y espirituales, para aplicarlas primero conmigo misma, me hicieron comprender un poco más profundamente todo. Mis interrelaciones con otros seres humanos y divinos han calado profundo en mí y he aprendido a aceptar y re valorizar las experiencias vividas y a desarrollar y potenciar la capacidad de ejercer con responsabilidad y amor la función que hoy como terapeuta elijo.


Mónica Majda

Comentarios

MAS NOTICIAS
Alberto Fernández: "Vamos a tener que entrar al mismo laberinto al que ya entramos, pero ya sabemos por dónde se sale"
Sociedad
El precandidato a presidente fue el único orador en un acto en el club Ferrocarril Oeste. Acompañado por un grupo de dirigentes kirchneristas, dijo: "Otra vez vamos a levantarnos de las cenizas, y lo voy a hacer con Cristina y lo vamos a hacer con ustedes compañeros"
Presentaron la Ley de Emergencia Nacional en violencia de género
Sociedad
El proyecto propone un plan de promotoras territoriales capacitadas para la prevención, construir centros de día y refugios para víctimas y brindar asistencia económica y legal