‹ Volver al inicio
15/05 - 18:05
Y fue verano formoseño
En Río Gallegos, provincia de Santa Cruz, al fin de semana le puso temperatura La Unión de Formosa que, luego de tomar ventaja en la serie ante Hispano al vencerlo el viernes, también le ganó el domingo -se jugó sin público por los incidentes del juego anterior- y de esta manera cerró el cruce 3 a 1 obteniendo la clasificación a los cuartos de final de la Liga Nacional. 86 a 84 fue el resultado final en un cierre lleno de suspenso donde hubo que esperar hasta la última acción de la noche para ver quien lo ganaba.
Apagó rápido, muy rápido y con notable contundencia, La Unión de Formosa la frustración que se había generado al perder el punto 2 de esta serie en el Cincuentenario. Tener que viajar a Río Gallegos 1 a 1 era una gran incomodidad porque, sin esquivar ningún bulto, La Unión tenía seriamente comprometida la continuidad en la competencia. Después de haber ganado el encuentro que abrió el cruce con amplitud, había mucha confianza, incluso para resolver la historia con buena antelación pensando por qué no en un 3-0. Pero todo cambió de golpe y fue complicado asimilar la enorme variante. Lo dijo Alexis Elsener luego de ganar el viernes: “Nos dolió mucho perder en Formosa”. Ese viernes, La Unión “equilibró” sus emociones tomando ventaja de 2 a 1. Dejaba a Hispano acorralado, siendo el primero de los dos que tenía que hacerle frente al famoso y temido “no hay mañana”. Encima con un par de situaciones extras a favor. El local recibió el castigo de jugar este cuarto punto a puertas cerradas por las agresiones que sufrió el plantel de La Unión al final del tercer cruce. También quedaron privados de una de sus fichas mayores, Mariano Byró.

Estaba todo para que después de “equilibrar” las emociones, La Unión le baje el martillo a la historia y así lo hizo. Con mucho trabajo, como era de esperar; quizás sin sus mejores argumentos, como también pasa seguido en playoffs; pero sin nada que objetar. Incluso con más piedras en el camino por el desarrollo que tuvo el encuentro. Es que el elenco de Leandro Ramella se vio 10 puntos abajo en el primer tiempo y cuando encontró su mejor cara y pasó a ganar en el final del tercero, se topó con un arbitraje que claramente lo perjudicó en los 2,30 primeros minutos del último segmento. De ganar por 3 pasó a perder por 5, pero recibiendo 9 pitazos de foules contra solo 1 de su rival en esa brecha. De esos 9, hubo un antideportivo y un técnico. 

En ese momento puede que se haya visto lo mejor del equipo: su equilibrio emocional. Más allá de lo que se estaba pitando, La Unión no abandonó su libreto. Digirió cada fallo en contra con mucha saliva y mantuvo el rumbo. Ese rumbo derivó en un cierre de doble por doble, donde las defensas poco pudieron hacer, y donde con Maldonado, Marín y Young, La Unión pudo hacer la diferencia y cerrar la historia. 
 
Una corrida de cinco en manos de Carter marcó la primera distancia de la noche para Hispano: 14-9. A pesar de descontar con Konsztadt desde 6,75, Hispano respondió rápido con Tabarez para poner el partido 17-12. La diferencia siguió en favor del local para cerrar la fracción justamente 5 arriba: 22-17. 

Entrada la segunda mitad, con buenas acciones defensivas Hispano forzó los errores en la visita que, como en todos los cuartos, rápidamente quedó en penalización. La Unión quedó abajo por 10 (40-30) después de los lanzamientos de Nicolás Paletta desde la línea y luego un triple de Koch reivindicó la diferencia para cerrar el primer tiempo 43 a 33.

El tercer cuarto encontró más efectivo a La Unión que logró reponerse y con un parcial de 28 a 15 revirtió el trámite. Un triple de Konsztadt y un gancho de zurda de Crawford sobre la marca registró un inicial 5-0 para incomodar al local. O’Bannon, Tabarez y Carter lograron dejar arriba a Hispano por 7 -49 a 42- pero a falta de tres minutos, con Maldonado resolviendo las ofensivas, el visitante lo empató en 53 y con un triple de Glynn pasó a ganar 61 a 58.

En el cuarto final Hispano aprovechó el 9-1 en faltas para empatar, primero en 64 y luego tomar 69 a 64. Incluso ganaba por ese margen el local -71 a 66- a falta de 6,30 minutos pero La Unión lo empató en 71 y de ahí fueron doble a doble hasta pisar el minuto final. Un triple de Maldonado produjo el desequilibrio en 83 a 80 y con un Hispano muy apretado, La Unión hizo negocio, no sin antes pasar sus sustos.

Es que con un 85 a 84 a favor cortaron a Konsztadt con falta. El base se desprendió de la pelota y dejó solo abajo del aro a Crawford que anotó el doble pero los jueces en esta ocasión no dudaron en pitar una falta a favor de La Unión. Claro que no era “tan a favor” porque lo que era un doble seguro había que ganar los puntos en la línea. Konsztadt metió el primero, no el segundo y entonces, con 5 segundos en el reloj, Hispano tuvo la última perdiendo 86 a 84. Fue O’Bannon el que atacó el aro pero no pudo anotar sobre la chicharra.
COMENTARIOS
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.