‹ Volver al inicio
18/12 - 20:12
Cerebro y sistema de inmunidad
Si fuera cierto, como lo habían sugerido Hipócrates y Mc Clelland, que los estados mentales podían tener influencia sobre los estados físicos, la medicina debería contestar a varias preguntas difíciles.

¿Qué estados mentales influyen? ¿Cómo logran lo que logran? ¿Cuáles son las enfermedades susceptibles a los estados mentales? Si esa facultad mental existe podemos controlarla ¿Cómo?

Hace mucho que se empezó a evidenciar que el sistema inmunológico ataca a las articulaciones del mismo cuerpo. En medicina también se considera una enfermedad psicosomática que se manifiesta y recrudece cuando un individuo experimenta stress.

Salomón observó atentamente la evolución de esa enfermedad porque estaba convencido de que había una conexión entre el cerebro y el sistema de inmunidad.

Se realizó un experimento con un grupo de ratas que se les implantó tumores, luego a algunos se les practicaba shock eléctrico; en las ratas estresadas los tumores crecían con rapidez.

Científicos soviéticos destruían el hipotálamo del cerebro de ratas mediante agujas electrizadas, alterando el funcionamiento normal del sistema inmunológico.

La comprobación de estos experimentos positivos posibilitó a Salomón llamar a esta nueva ciencia psicoinmunológico. Estos hechos produjeron más preguntas, si el cerebro puede influir en el sistema inmunológico, ¿hay alguna manera de controlar o dirigir esa influencia?

En la década del 70 el psicólogo Robert Ader realizó experimentos en ratas con el principio de Pavlov, que había condicionado a sus perros para que segregaran saliva cuando oían sonar una campana. Ader estaba tratando de condicionar a sus ratas a que sintieran aversión por el agua endulzada con sacarina. Después de que bebían el agua le inyectaba droga, la ciclofosfamida que les hacía sentir náuseas; muchas morían y determinó que las ciclofosfamida además de causar náuseas era un potente inmunosupresor.

No sólo las ratas aprendieron a odiar la sacarina sino que sin quererlo le había enseñado a suprimir la acción de su sistema inmunológico, o que las ratas condicionadas sucumbían más rápidamente a enfermedades infecciosas pero también se hicieron sorprendentemente resistentes a ciertas enfermedades autoinmunes.
COMENTARIOS
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Lo Mas Leido
Mas Moda
“Clínica placera”, nuevo espacio para dialogar y trabajar sobre las subjetividades humanas
Peeling con acido
Trisomia 21 y sus distintas formas