‹ Volver al inicio
13/09 - 19:09
La buena digestión
Una columna del ­Dr. Adriano Zanín
El aparato digestivo forma siempre las enzimas adecuadas para la digestión del alimento, como ya lo hemos dicho. 

Cuando comemos pan, el jugo digestivo formado es el adecuado para el pan, y cuando comemos queso, el aparato digestivo “reconoce” este alimento formando otro jugo digestivo diferente y adecuado a su digestión. Cuando los mezclamos, especialmente en grandes cantidades, no hay un buen “reconocimiento” ni una formación adecuada de los jugos digestivos, con la consecuente mala digestión y la fermentación y putrefacción de la comida.

Las mezclas de alimentos concentrados o de más costosa y larga digestión son: pan, cereales, leche y sus derivados, legumbres, frutos secos, huevos y por supuesto las carnes y los pescados, en la misma comida, dan lugar a una mala digestión. 

La fermentación y la putrefacción de sus componentes dan lugar a sustancias tóxicas, que al ser absorbidas perjudican a todo el organismo. Esta es una de las causas más importantes de enfermedades. Igualmente, ocasionan un sinnúmero de trastornos digestivos, que intentamos sean aliviados con bicarbonato, medicamentos antiácidos y otros fármacos. 

Dañamos de esta manera el estómago y el intestino y luego los intentamos aliviar.
COMENTARIOS
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Lo Mas Leido
Mas Moda
Campaña de detección gratuita de la Hidradenitis Supurativa
Cómo intervenir positivamente en la conducta
Astenia primaveral: cómo combatir el cansancio extremo que muchos sienten en esta época del año