‹ Volver al inicio
19/09 - 16:09
“Clínica placera”, nuevo espacio para dialogar y trabajar sobre las subjetividades humanas
Un reconocido psiquiatra atiende a pacientes con padecimientos mentales en bancos de plazas de Asunción, con el fin de plantear una terapia alternativa a la manicomialización
El psiquiatra, antropólogo e investigador Agustín Barúa Caffarena, de la ciudad de Asunción, promueve una terapia alternativa a los procedimientos convencionales para tratar a las personas con padecimientos mentales: la “clínica placera”. El profesional propone “una salud mental callejera y pública”, que fomente un tratamiento distinto de las subjetividades humanas, y pensar formas de trabajar que no reproduzcan el nudo vergüenza-sufrimiento psíquico.

“Cuando comencé a trabajar en Asunción, en principio alquilé un lugar y luego subalquilé otro para usar como consultorio. Pero sentía mucho aburrimiento y también angustia, porque no me resultaba creíble atender con dos sofás, un velador y una cortina. Extrañaba el trabajo territorial comunitario que desarrollé en otro momento. Por ello, quise cambiar ese espacio, ese ‘pequeño manicomio de a dos’, como definió un colega. Pensé qué otro lugar podía ser cómodo para conversar y para reflexionar con la gente. Entonces, me vino a la mente la posibilidad de usar los bancos de las plazas”, relató Caffarena a este Suplemento.

Hoy, Caffarena trabaja en las plazas Italia y De las Américas, al igual que en el Jardín Botánico y otros espacios públicos de la capital paraguaya. “La idea es cuestionar ciertas lógicas manicomiales. Lo manicomial es aquello que divide tajantemente la locura de la normalidad, como si no existiera ninguna potencia en la locura ni ninguna conflictividad en la normalidad”, explicó.

Para el especialista, esta discusión acerca de la manicomialidad también se vincula con hallar la forma de “desarmar los depósitos humanos”: los asilos, hospitales psiquiátricos y centros de salud monovalentes. “Tenemos que reflexionar sobre esas prácticas profesionales desde otro lugar, para que cada uno ponga su forma singular de cambiar”, opinó.

“También, se trata de una apuesta a la diversidad psíquica, dejando de lado el discurso de la ‘normalidad’, que tiene efectos fuertemente homogeneizadores, controladores y disciplinadores. La idea es abrir el espectro de las conductas humanas, más allá de las clasificaciones psiquiátricas”, aseveró el experto.

La iniciativa cuenta con una Fan Page de Facebook llamada “Clínica Placera”, y una vía telefónica que se informa a través de esa cuenta de la conocida red social. “A través de esos medios, relato cómo trabajo e invito a las personas a participar de una primera experiencia, para ver luego qué tal nos sentimos pensando juntos en un banco de plaza. Solemos llevar celular, repelente para mosquitos y tereré o mate”, comentó.

A continuación, Caffarena expuso que una de las cuestiones que más se trabaja es la construcción de “intimidad sin cemento”, y señaló: “El problema del cemento en la construcción vincular es que refuerza el nudo entre el sufrimiento psíquico y lo vergonzante. En cambio, los bancos de las plazas son lugares de conversación, donde pasan llantos, enojos, silencios, gritos y risas. Una persona que está en el proceso placero dijo: ‘Es necesario verse entre los demás’. Esto da cuenta de la complejidad de lo placero: reconocernos colectivos, comunitarios, sociales, enlazados, vinculados”.

“La clínica placera nos reconcilia con el caos de la vida. La idea es que podamos estar menos amenazados por la necesidad de orden y control, y más reconciliados con los emergentes. Esto pasa constantemente cuando se cruzan los rayos del sol o se esquiva a los vendedores ambulantes. Esto es fundamental. Por otro lado, nos sitúa en lo cotidiano, en la posibilidad de estar incluso contemplativos, observando los árboles o el cielo. Nos invita a otros ritmos no tan estructurados como los del ámbito médico, a tiempos más cercanos a la vida”, evaluó el terapeuta.

Al ser consultado sobre la ley de Salud Mental sancionada en nuestro país en 2010, Agustín Barúa Caffarena manifestó: “En general, Argentina logró avances muy significativos en lo referente a los derechos de las personas. Son cuestiones muy valiosas. Antes, había medidas más represivas y coercitivas. Es un gran avance en derechos humanos. Por otra parte, en Paraguay faltan muchas cuestiones, como descentrar el presupuesto en el Hospital Psiquiátrico y apuntar a estrategias comunitarias territoriales heterogéneas, para sustituir el Hospital monovalente y trabajar los imaginarios de locura instalados en nuestra sociedad”.
COMENTARIOS
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Lo Mas Leido
Cómo intervenir positivamente en la conducta
Campaña de detección gratuita de la Hidradenitis Supurativa
Mas Moda
Campaña de detección gratuita de la Hidradenitis Supurativa
Cómo intervenir positivamente en la conducta
Astenia primaveral: cómo combatir el cansancio extremo que muchos sienten en esta época del año