Formosa, Martes, 17 de enero de 2017 - 14:Jan:44 -

Los amigos

28/12 Por Bernardo Stamateas
Por Bernardo Stamateas

Los amigos son una parte fundamental de nuestra vida. Con cada uno de ellos compartimos diferentes aspectos. Están los amigos de la infancia, los de los años de estudio, los del trabajo y actualmente esas relaciones virtuales que entablamos a través de las redes sociales, a veces sin llegar a conocernos en persona.

El ser humano es gregario por naturaleza, es decir que necesita vivir en grupo; y la amistad es uno de los vínculos afectivos más fuertes que tiene a su alcance. A los argentinos se nos conoce por ser “amigueros”. Seamos personas sociables o no, lo cierto es que necesitamos disfrutar de nuestros amigos. Y, con los años, nuestras relaciones de amistad son cada vez más profundas y significativas.


Aquí haré un alto para mencionar cuatro categorías de relaciones que podemos tener:

1. Los conocidos. Aquellas personas que conocemos circunstancialmente o nos presentan en ocasiones sociales, con quienes llevamos a cabo determinadas actividades. Aquí incluimos a los vecinos.

2. Los compañeros. Las personas con las que compartimos una tarea, que puede ser de estudio, trabajo, deporte o música. La relación dura por un tiempo y luego se acaba.

3. Los amigos. Con estas personas compartimos mucho más y, por lo general, llegan a ser nuestros confidentes. Los verdaderos amigos suelen ser pocos pero buenos.

4. Los familiares. Son los miembros de nuestra familia y quienes en verdad nos conocen; sin embargo, la relación no necesariamente siempre es buena.


También a los amigos podemos clasificarlos en distintos niveles. A saber:

-Los que vemos con frecuencia.

-Los que necesitamos ver.

-Los que comparten un sentimiento con nosotros.

Si bien todos vamos cambiando y transformándonos con los años, es posible mantener la amistad a través del tiempo. Aun cuando la vida nos aleje físicamente y nos lleve por caminos distintos. Pero, al igual que a una relación de pareja, a la amistad hay que cuidarla. Hoy en día, esto resulta más sencillo gracias a la aparición de Internet y tantos medios disponibles para estar en contacto. Es decir, que no hay excusas para no cultivar una amistad.


A ninguna amistad debería faltarle estos tres ingredientes:

1. Una historia en un ámbito en común.
Este puede ser el barrio, la escuela, el trabajo, Internet o cualquier otro lugar donde los futuros amigos se conozcan y entablen una amistad.

2. Cotidianeidad. Para alimentar una amistad, necesitamos vernos a menudo. Cuanto más nos veamos, más cerca nos sentiremos a nivel emocional. Y, si estamos separados, como ya mencionamos, tendremos que “encontrarnos” de manera virtual.

3. Momentos compartidos. Cuantos más momentos compartamos, buenos y malos, más sólida y más difícil de quebrar será la amistad.

A los miembros de nuestra familia no podemos elegirlos (excepto a la pareja), pero a los amigos, sí. Seamos sabios a la hora de hacer amistades y, sobre todo, seamos la clase de amigo/a que deseamos tener, pues lo semejante atrae lo semejante.

¿Qué lugar ocupa la amistad en tu vida? ¿Te considerás un buen amigo de tus amigos?

Si tenés alguna inquietud, podés escribirme a bernardoresponde@gmail.com

Bernardo Stamateas
MAS NOTICIAS
"La nueva ley pyme es buena pero incompleta en su alcance a nivel país”
Locales
Además, Fabián Hryniewicz se mostró en desacuerdo con el aumento de los servicios porque incrementa el precio del producto y merma el poder adquisitivo del consumidor.
“La cobertura para personas con discapacidad beneficiará a 60 mil personas en Formosa”
Locales
La iniciativa evitará que afiliados sufran demoras en los tratamientos o la llegada de medicamentos.
Consejos para evitar la gripe de verano
Locales
Es mucho menos frecuente que la de invierno y se da en un 20%, a raíz de los cambios bruscos de temperatura.
} }