Formosa, Miercoles, 18 de octubre de 2017 - 13:Oct:33 -
Hola Argentina

¿Corro o no corro el riesgo?

09/10
Por Bernardo Stamateas

Cuando en la vida deseamos superarnos y progresar, siempre tendremos que correr riesgos. Muchos se paralizan ante un riesgo grande y terminan retrocediendo. Lo que ellos ignoran es que un riesgo nos brinda la posibilidad de descubrir hasta dónde queremos llegar realmente y saca de nuestro interior todas las capacidades con las que estamos equipados para lograrlo.

Por lo general, a quienes temen correr riesgos les han transmitido desde chicos el mensaje de que “el mundo es peligroso” y “es mejor cuidarse e ir sobre seguro”. Pero todo avance y meta por alcanzar siempre desafía nuestra mente, sacude nuestra estructura de pensamientos y nos obliga a quebrar viejos paradigmas. ¿Alguna vez te preguntaste qué harías si supieras que no podés fracasar? Tal vez tu sueño sea convertirte en un gran hombre de negocios, o un cantante, o un actor, o un académico, o un deportista. Sea cual sea tu elección, sí o sí tendrás que asumir ciertos riesgos para llegar a tu objetivo. Dos son los tipos de riesgos que podemos enfrentar camino a la cima:

Riesgos intrascendentes
Son los riesgos que, si los corremos y no superamos la prueba, no nos traen consecuencias. Por ejemplo, si no me animo a hablar en público o a hablar con mi jefe para pedirle un aumento, el día que tengo la oportunidad y me atrevo a hacerlo, lo logro y me siento bien. Y si no sale como lo esperaba, aprendo de la situación y lo vuelvo a intentar.

Riesgos trascendentes
Estos riesgos implican grandes movimientos y requieren de mucha energía de nuestra parte. Por ejemplo, cambiar de trabajo o mudarse de país. Son momentos en la vida de una persona donde tiene que dar un salto porque no puede llegar a la meta caminando. Hay que arriesgarse a hacer algo que quizás no salga como se espera y para ello, hay que soltar mucha fe y desplegar todo el potencial.

Cuatro técnicas sencillas que nos pueden ayudar a atravesar los riesgos trascendentes:

1. Escuchar el “tambor” propio
¿Qué quiere decir esto? Cuando no hacemos lo que hace todo el mundo, cuando no seguimos a la manada, puede ocurrir que tengamos un tambor distinto. Esto tiene que ver con escuchar y seguir la voz del corazón.

2. Hacerse pedidos irracionales
Esforzarse uno mismo por hacer (y lograr) cosas que parezcan estar fuera de la razón es un gran impulso para atrevernos a correr grandes riesgos.

3. Desarrollar un espíritu aventurero
Muchas veces desconocemos nuestro potencial ilimitado porque nos conformamos con lo conocido y nunca vamos por cosas nuevas que nos saquen de la rutina.

4. Abandonar los cambios graduales
Los cambios se hacen o no se hacen. Cuando sentimos que es tiempo de movernos del lugar donde estamos, el cambio tiene que ser total. Si lo hacemos a medias, solo nos producirá frustración.

Atrevete a correr riesgos y rompé tus propios límites. No importa si en tu familia nadie lo hizo antes, tal vez vos seas el “pionero” o la “pionera” en tu casa y marques el camino para muchos que vendrán después. ¡Peleá por aquello que vale la pena!

Bernardo Stamateas
MAS NOTICIAS
El Registro Civil detalló con qué documentos estará permitido votar
Locales
El Centro de Documentación Rápida atenderá al público este sábado y domingo para entregar DNI
La totalidad de la fuerza policial estará subordinada al Comando Electoral
Locales
Con esta medida, el gobierno busca garantizar la normalidad del acto eleccionario
Basurales a cielo abierto, calles intransitables y poca iluminación: las caras del San Antonio
Locales
Vecinos denuncian que el tratamiento de la basura es un problema cultural del barrio y que debe resolverse “con urgencia”. “No podemos seguir viviendo entre ratas y olor nauseabundo”, expresaron