Formosa, Jueves, 23 de noviembre de 2017 - 20:Nov:55 -
Hola Argentina

Cómo alcanzar sueños grandes

02/11 Si tenés alguna inquietud, podés escribirme a Bernardoresponde@gmail.com
Por Bernardo Stamateas

¿Tenés un sueño grande? ¿Hay una montaña alta que tiene tu nombre escrito y te hace decir: “Lo voy a lograr, no importa cuántos obstáculos haya en el camino”? Puede ser un sueño en lo laboral, en lo vocacional, en la salud o en la familia. Los seres humanos estamos diseñados para vivir en las alturas y expandirnos llegando a espacios nunca antes alcanzados. 

Un hombre subió a un taxi y le dijo al conductor: “¡Rápido, rápido!”. El taxista pisó el acelerador y empezó a ir a gran velocidad. El pasajero entonces le preguntó: “Señor, ¿sabe dónde estamos yendo?”. “No, no tengo idea pero que vamos rápido, vamos rápido”. Hay gente que se sube en el taxi de la vida y van a toda velocidad pero no saben a dónde se dirigen. Si anhelamos alcanzar cosas grandes, necesitamos saber con claridad cuáles son nuestros objetivos, es decir, nuestras metas a corto plazo. Así, una vez que vamos alcanzando cada una, podemos desafiarnos y automotivarnos para ir por más y lograr aquello que nadie antes logró.

¿Cómo hacen las personas que, independientemente de su edad y condiciones de vida, logran conquistar su montaña? La mayoría de ellos adoptan estas dos actitudes: 

Celebran todo lo que logran

La gente exitosa, a diferencia de la que no lo es, celebra cada victoria, cada logro, por pequeño que sea. Ellos agradecen cada día el hecho de estar vivos, de tener salud, de tener trabajo (y si no lo tienen creen que “lo mejor está por venir), de tener gente amada a su alrededor y todo lo bueno que la vida les ofrece. A veces elegimos concentrarnos en lo negativo, en lo que no tenemos, en lo que nos falta, en lo que aún no logramos o en lo que el otro hizo o dejó de hacer. Pero siempre, sea cual sea nuestra situación actual, hay algo que podemos agradecer y valorar. No hay que celebrar cuando tomemos la montaña, sino cada pequeño paso que damos. ¿Celebrás lo que estás logrando? ¿Tenés en cuenta las cosas buenas que te pasan cada día, desde que te levantás hasta que te vas a dormir? ¡Es maravilloso estar vivos!

Aprenden de sus errores

La gente que conquista su montaña, aprende de sus errores. Todos necesitamos aprender de nuestras equivocaciones porque estas nos permiten corregir lo que está mal para seguir avanzando hacia adelante. Si te equivocás, sabé que eso te servirá para aprender. Algunas personas, cuando se equivocan, se castigan, lloran y dicen: “Me equivoqué, ¡qué tonto soy!”. Se ponen en víctimas pero el error nunca debería ser algo punitivo, algo que nos castigue o nos cause un problema, sino algo que nos sirva para aprender. 

Para alcanzar sueños grandes que dejen huella, tenemos que caminar con estas dos voces adentro: la que nos hace celebrar los logros y la que nos hace corregir los errores. Es decir, celebrar cuando nos va bien y aprender cuando nos va mal.