Formosa, Domingo, 21 de abril de 2019 - 13:Apr:33 - loading
Rapicuotas Hola Argentina

Amar inteligentemente

01/04 Una columna de Bernardo Stamateas
Por Bernardo Stamateas

Para el buen funcionamiento de una pareja, es fundamental que, además de que ambos tengan salud emocional, existan estos dos tipos de amor:

1. Amor eros

2. Amor filial

Analicemos cada uno de ellos…

El primer tipo de amor es el pasional que incluye deseo, atracción y gusto por el otro. Para los griegos, Eros era el dios del amor. Pero el verdadero amor no es solo sexo sino mucho más que eso. Eros es necesario porque nos impulsa a sentirnos atraídos hacia la otra persona, a entusiasmarnos y a desear estar a su lado. Esta clase de amor cumple la función de posar nuestros ojos en el otro y atraernos. 

Pero hay un segundo tipo de amor, tan necesario como el primero, que es el amor que nos une y nos mantiene cerca. El amor filial cuida, entiende, escucha, perdona, conversa y arma el “nosotros”, es decir, el “cerebro de pareja”. Para disfrutar de relaciones satisfactorias es preciso conocer y cuidar ambos amores. Y es precisamente cuando alguno de los dos falta que surgen los problemas de pareja. 

Si bien el amor eros provoca ansiedad (por el ingrediente de la pasión), mientras que el amor filial nos trae paz y tranquilidad, cuando se pierde el primero la pareja ya no es lo mismo que antes. Esto lo saben muy bien aquellos que han estado juntos por aproximadamente más de cinco años. En muchos casos desaparece Eros pero permanece el amor filial. Entonces la persona expresa: “Te quiero pero no te deseo”. 

Es común a medida que pasan los años ir perdiendo el amor erótico en la pareja y que quede el cuidado entre sus miembros. Esto suele suceder cuando nace el primer hijo. Ahora ambos cumplen únicamente el rol de mamá y de papá. Ella maternaliza incluso a su pareja y se olvida de ser mujer. Sin darse cuenta, lo deserotiza. Él, por su parte, provee para su familia y se dedica a trabajar solamente. Entonces dejan de intimar y conservan solo el amor filial.

Si no se recupera Eros, y la pareja se limita a ser solamente mamá y papá, se puede abrir una ventana hacia otra relación. Por esa razón, es fundamental en este momento y en cualquier otro reencontrarse desde la pasión y volver a desear a quien está a nuestro lado. Es decir, volver a acercarnos desde otro ángulo (no solo como padres o amigos o compinches). 

Con amor erótico y nada más, no es posible formar una familia y, tarde o temprano, este nos termina asfixiando porque es pura conquista, como es el caso de los amantes. Y con amor filiar y nada más, el destino probablemente sea una crisis de pareja. Muchos pierden, aun sin darse cuenta, uno de estos dos roles y no se toman el tiempo de sentarse a buscar una solución o buscar ayuda, si no lo logran solos. 

Todos los seres humanos nacimos con la capacidad innata para relacionarnos con el otro y amarnos inteligentemente. Por eso, huyamos siempre del amor que nos hiere y nos anula y persigamos, en cambio, una clase de amor sano que incluya ambas facetas y nos lleve a convertirnos en la “mejor versión de nosotros mismos”. 

Bernardo Stamateas
MAS NOTICIAS
¿Conoces La ley del espejo?
Sociedad
Una columna de opinión de Tona Galvaliz
Se rompió un anillo de contención y varias casas quedaron bajo agua
Locales
Los vecinos alertaron sobre la situación a La Mañana. El jefe de gabinete municipal, Mauricio Nadalich, explicó el problema. Hasta el jefe de la Policía acudió al barrio. Máquinas de Vialidad Provincial trabajaron en su reparación
De Vido: “Las compuertas están operativas y cumplen su función”
Locales
Con La Mañana, subrayó que éstas “no han afectado a ningún productor” y que quienes responsabilizan al Gobierno por la situación “parten de una mentira”