‹ Volver al inicio
04/12 - 16:12
Eso que no vemos también es violencia
El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires lanzó una campaña de concientización sobre violencia de género, en el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer
Tes de cada diez mujeres que sufrieron algún tipo de violencia de género lo considera como un asunto privado en el que terceras personas no deben intervenir, según una encuesta sobre violencia contra las mujeres en las relaciones de pareja en la Ciudad de Buenos Aires, que muestra la realidad que viven miles de mujeres todos los días. En el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires lanzó la campaña de concientización sobre violencia de género "Eso que no vemos también es violencia de género".

El objetivo es sensibilizar y hacer foco no sólo en la violencia de género que deja marcas en el cuerpo y cuyas manifestaciones son más explícitas (como el maltrato público, los moretones y también, el femicidio), sino también en aquellas situaciones generalmente previas, pero que también dejan marcas, como lo son la humillación, la desvalorización, el desprecio o el chantaje emocional. También son parte de este camino progresivo de violencia algunas formas más sutiles de violencia de género, como la invisibilización, la anulación, el control e, incluso, el humor, la publicidad y el lenguaje sexistas.

La encuesta, además, arrojó que un tercio de las mujeres cree que "los problemas familiares" deben ser conversados solamente con personas de la familia, y que en caso de maltrato una persona que no es de su círculo íntimo debe abstenerse de intervenir. Esto indica un grado importante de reserva frente a la violencia en las parejas, que sigue considerándose un ámbito privado que sólo en algunas ocasiones puede habilitar la intervención de terceros.

Además, casi la totalidad de las mujeres que denuncian haber sido sometidas a violencia física por alguna pareja actual o anterior durante toda su vida también denuncian haber sido sometidas a violencia psicológica por alguna pareja actual o anterior. Esto demuestra claramente la importancia de estar alertas ante las primeras y más sutiles manifestaciones de violencia ya que es característico que todos estos comportamientos violentos sean fundamentados con consignas de amor, de cuidado y de protección. Debido a que se las interpreta como juegos o como señales de afecto hacia la pareja suelen pasar inadvertidas, y las conductas violentas se convierten en experiencias que se reiteran y sostienen en el tiempo. Así, lentamente, las víctimas terminan creyendo ser merecedoras de las agresiones verbales, simbólicas o físicas y terminan naturalizando la relación violenta en el que están inmersos.

La violencia psicológica ejercida en el marco de las relaciones de pareja afecta a 1 de cada 2 mujeres. Entre las conductas de violencia psicológica que se presentan más a menudo se destaca la amenaza de violencia económica (amenazarla con quitarle el apoyo económico) y la violencia emocional vinculada con los hijos (amenazarla con quitarle a los hijos). Las conductas controladoras (insistir todo el tiempo en saber dónde está) y la acusación de infidelidad también se identifican entre aquellas formas de violencia psicológica más habituales.

Desde el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat porteño se brinda asistencia gratuita e integral (psicológica, social, legal) a mujeres víctimas de violencia. Además, cuenta con refugios para la mujer y sus hijos en caso de riesgo de vida y casas de medio camino. Para pedir ayuda se debe llamar al 0-800-666-8537, gratis, de forma anónima, las 24 horas del día durante todo el año.

COMENTARIOS
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Lo Mas Leido
Mas Moda
Ganancia de peso en mujeres de mediana edad
Cómo prevenir la depresión en los adultos mayores
El riesgo genético de cáncer de mama