‹ Volver al inicio
10/05 - 11:05
Luli Fernández diosa a dos meses de ser mamá: "Dar la teta me ayudó a recuperar la figura"
MAS FOTOS
Tras cumplir el anhelo más profundo con el que soñó desde la adolescencia, hoy disfruta de este presente con la felicidad de haber cumplido. El 11 de marzo quedará guardado de por vida en la memoria de Luli Fernández (31). Quedará registrado cada minuto, cada instante… absolutamente todo estará relacionado con Indalecio, su primer hijo con Cristian Cúneo Libarona (47). A casi dos meses del nacimiento del pequeño, la modelo y conductora intenta reacomodar su vida y recuperar la rutina, sin perder de vista su rol como madre. “La verdad es que Inda se porta re bien, es un angelito. No me puedo quejar. Cuando está despierto estoy abocada a él, pero cuando duerme aprovecho para hacer cosas de la casa. Se hace siestas de dos horas, más o menos, y ahí aprovecho. Creo que tengo el récord de hacer mil cosas en dos horas”, bromea.

Lejos de tomarse una licencia extendida, afrontó enseguida el desafío de volver a su rutina laboral. Al otro día de que el nene cumpliera un mes, se reincorporó a sus distintas obligaciones. “Disfruto cada segundo de mi bebé, pero también me permito sentir las ganas y la necesidad de recuperar ciertos hábitos que me hacen muy bien. Por suerte, mi trabajo me permite manejar una amplia disponibilidad de horarios. Si bien es cierto que hay cosas que tenemos que dejar con la maternidad, hay otras que no debemos abandonar jamás”. La morocha disfruta de cada instante. Cada imagen que pasa por sus ojos es una fotografía imborrable. Por ejemplo, ver a su pequeño durmiendo con Cristian es una de las postales que más amor le generan. “Es la foto que siempre soñé, la que siempre estuvo en mi casa antes de que naciera. Verlo con su papá, esa conexión me genera mucha ternura”.

¡Qué diosa! Uno de los traumas con los que suelen lidiar quienes son madres son esos kilos de más que quedan después del embarazo y que cuesta dejar en el camino. Armarse de paciencia parece ser la clave. A pocos días de cumplirse dos meses de la llegada de su bebé, Luli se desentiende de este tema. Luce la misma figura de antes de quedar embarazada, y la receta parece estar en… ¡amamantar! Su cuerpo se ve como en la época en la que era modelo, y ya no tiene rastros del embarazo. “Durante el embarazo engordé 20 kilos. Tengo un poquito de panza todavía, pero ya bajé mucho y me deshinché bastante también. Cada cuerpo es diferente, pero a mí me ayudó mucho dar la teta. También acepto los tiempos de mi cuerpo. Todo es un proceso”. Predispuesta y siempre con la intención de colaborar con futuras madres, Fernández no se guarda nada y comparte algunos tips para disimular la pancita después del embarazo. “Elegir prendas correctas es uno de los trucos para disimular. Al principio usaba una faja que me recomendó mi doc., pero después la dejé y empecé a usar una trusa. Eso, más dar la teta, es todo lo que he hecho hasta ahora”.