pixel facebook
Miércoles 17 de Agosto de 2022

16 ° C Clima

Logo Editorial


EL CANCIONISTA CHAQUEÑO VISITARÁ FORMOSA ESTE 4 DE AGOSTO

¿Qué hay en la mochila de Lalo Aguilar?



* Por Héctor Washington

Una mochila de dimensiones superlativas que flota en medio del río, haciendo las veces de balsa. En derredor, una melódica a medio sumergir, un globo rojo elevándose al cielo claro y una tortuga que huye del efecto Doppler de las aguas.

La imagen sugiere algo más que un escenario extraído del realismo mágico: invita a bañarse en un puñado de canciones nacidas de la aventura que supone dejarse llevar por la simpleza que nos rodea. Quien conduce esa balsa aprovecha el impulso primero de una melodía y nos habla por lo bajo: “No me pregunten más, mejor escuchen la canción. Ella no miente como yo”.

Lalo Aguilar suele mudar en ese balsero cancionista cuando echa a andar esa mochila sobre la que recorre los paisajes de su natal Colonia Benítez, en el Chaco, y los comparte con el mundo.

Entregado por completo a su aventura de regar con canciones el camino recorrido, visitará Formosa este 4 de agosto y continuará su periplo hacia el Paraguay recorriendo Asunción, Ypacaraí y Areguá.

Financiado por la Ley de Mecenazgo 1.353-E, de Fomento de la Actividad Privada en Actividades Culturales, producido por “Esto También Está Sonando” y “Mamboretá Psicofolk”, su gira por el Gran Chaco lo trae a la ciudad para presentar en el bar “Rosaguarú” su primer disco solista, “Mochila”, editado en 2021 pero que reúne canciones nacidas en diferentes épocas de la vida del artista a lo largo de unos 15 años.

Grabado en el Estudio “Güe” de la ciudad de Resistencia, este primer trabajo de Lalo Aguilar contó con Esteban Peón en la dirección artística y con destacados músicos invitados, como los uruguayos Ana Prada en “Nube” y Martín Buscaglia en “Alguien me dijo”.

Adentrarse a la música de este cantautor litoraleño suele parecerse a mojar los pies poco a poco en un río calmo de aguas tibias en el estío, que te van absorbiendo y sumergiendo en un mood apacible. Cada una de sus canciones va dejando pistas de forma permanente que despiertan una identificación emocional difícil de eludir.

Desde el juego, el humor y la inocencia, la urbanidad y el paisaje natural se mixturan en una fotografía imposible, donde el folk, el pop, el rock y el cancionero popular cobran cada vez mayor fuerza expresiva despojada de toda altisonancia.

Con historias de lunas, de peces, de nubes, de tortugas, de globos, algún que otro cadáver exquisito y vivencias que danzan y giran en una cadencia lúdica constante, las diez canciones que integran “Mochila” van en busca de cada niño interior desaprensivo que por descuido se aventuró a crecer con el paso del tiempo.

Permeables al legado de grandes artistas como Jorge Fandermole, Fito Páez, Jorge Drexler y Pedro Guerra, Lalo Aguilar comenzó a esbozar sus primeras composiciones en su adolescencia. Pero no fue sino hasta 2018 que decidió emprender su carrera solista, luego de unos años integrando diferentes agrupaciones, como “Un 6”, “Mascherina” y “Astronave”.

Compartiendo escenarios con el propio Drexler, Gonzalo Aloras, Sofía Viola, Loli Molina y Seba Ibarra, entre otros, recorrió parte del mapa argentino, Paraguay y Uruguay, e incluso España y Portugal, ya desde 2021 junto a “Lxs que madrugan”, banda que conformó luego del lanzamiento de “Mochila”, un trabajo que vio la luz de forma paulatina, con una serie de singles lanzados a partir de 2020 en plena pandemia, como “Tortugas”, “Andrés, el pececito”, “Siete años más”, “Nube” y “Alguien me dijo”.

En diálogo con Cronopio, el cancionista chaqueño cuenta acerca de las sensaciones que le despierta presentar en Formosa su disco debut, su identificación con los temas que lo componen, sus artilugios a la hora de crear, sus influencias más significativas y lo que guarda en esa mochila infinita que suele cargar a donde va, con canciones...
- una almohada...
- una avioneta...
- un marinero...
- una paloma...
- un astronauta...
- la tristeza de una nube...
- algo de azul del cielo...
- el terror a las tortugas...
- un pedacito de inglés...
- el lenguaje inclusivo...
- un pececito rockstar...
- un globo perdiendo el aire...
- ...

-----------------------------------------------

Este 4 de agosto, presentás “Mochila” aquí en Formosa y seguís después al Paraguay. ¿Cómo te encuentra la presentación de este trabajo a casi un año de su lanzamiento?
- “Muy feliz con todo lo que pasó y sigue pasando con ‘Mochila’. Son diez canciones que esperaron bastante tiempo su momento y hoy se están escuchando en lugares, para mí, insólitos. Me trajo muchas sorpresas lindas”.

Algunas de las canciones que componen “Mochila” tienen ya sus años de haber sido gestadas. ¿Qué aspectos de ellas aún te identifican como para conformar tu presente en este disco?
- “Me identifican bastante. Creo que las canciones fueron creciendo conmigo. Hay algunas que tienen muchos años, como, por ejemplo, ‘Tortugas’, que es la que abre el disco, que la compuse antes de los 20. Y si bien tiene una inocencia evidente, conserva pensamientos, posturas que hoy todavía sostengo. Con varias canciones del disco pasa eso, a mí me llevan a años atrás, pero las canto con la sensación de que me representan hoy”.

Hay mucho de lúdico en tus temas y en lo que los rodea… naturaleza, colores, melodías, hallazgos líricos de mucha belleza. ¿Cómo nace una canción de Lalo Aguilar?
- “Bueno, qué bueno que decís de lo lúdico, porque básicamente es eso para mí, un juego. Las canciones, en general, nacen tocando (jugando con) la guitarra. Aparece un motivo, una melodía y ahí empiezan a aparecer las palabras. Cuando aparecen las primeras palabras, empiezo a entender para dónde quiero ir con la canción, qué contar. Después llega todo lo demás, los colores, las imágenes, algo que me dé gracia y me haga temblar un poco”.

Desde los tiempos de “Astronave” hasta acá, tu crecimiento ha sido exponencial, como si hallaras cada vez mayor fuerza expresiva en la observación de la simpleza. ¿Lo sentís así? ¿Qué pulsión te lleva por esos caminos?
- “Sí, puede ser. Desde que me abrí de ‘Astronave’, empecé (con paciencia) esta carrera solista, la cual se fue solidificando año a año. Y hoy me encuentro en un momento, para mí, soñado, con un equipo armado trabajando para seguir creciendo, con una gira por Formosa y Paraguay ahora, y por España, programada para septiembre de este año. Y en un momento lindo también, compositivamente hablando. Están saliendo canciones que me gustan mucho. Y sí, siento que con los años fui limando la simpleza que me caracteriza, no sólo a la hora de componer sino también de cantar y tocar, aunque también sumando cierta complejidad (que viene con los años) en las letras, en lo que quiero contar y el cómo. Es un aprendizaje sin límite”.

Hay en tus temas algo de folk, rock, pop, algo de litoral, cancionero popular… ¿Qué artistas conformaron esa mixtura que influyó en tu obra?
- “Sí, hay un poco de todo eso y más. Lo que llamamos ‘género canción’ es un licuado con todo lo que cada compositor escuchó y le sirvió de influencia. En mi caso, básicamente, rock nacional en la infancia/adolescencia, luego en el 2000 más o menos llegó un disco de Jorge Drexler (‘Sea’) y eso cambió todo. A partir de ahí empecé a conocer más del género canción, descubriendo cancionistas como Martín Buscaglia, Ana Prada, el ‘Príncipe’ Pena, de Uruguay, y también empecé a conocer los distintos folclores latinoamericanos, incluso el argentino, que antes no escuchaba casi, enamorándome de la obra de Jorge Fandermole, de Juan Quintero, Liliana Herrero, entre otrxs.
Si tengo que armar un equipo de cinco con los artistas que más me influenciaron, elegiría (y me quedarían varixs afuera -podrían entrar en el segundo tiempo [ja]-): Fito Páez, Andrés Calamaro, Jorge Fandermole, Jorge Drexler y Pedro Guerra. También la dupla Lennon/McCartney es fundamental, claro. Martín Buscaglia, Ana Prada, Charly García, Spinetta, Aristimuño, Leo Masliah, Sofía Viola, Juanito el Cantor, Seba Ibarra, Edgardo Cardozo, Papina de Palma, Alejandro y María Laura, Ezequiel Borra y tantxs otrxs me influencian día a día. Últimamente estoy sumergiéndome felizmente en la obra del mejicano El David Aguilar, que me parece hermosa, impresionante, con una simpleza compleja que me sorprende todo el tiempo”.

¿Qué guarda Lalo Aguilar en su mochila?
- “Mucho tiempo estaba pesada, llena de canciones cuya reproducción dependía de mí, de que las cantara, estaban en formato original, sería [ja]. Hoy las llevo también, pero en mp3, pesan menos y me da lugar de cargar nuevas historias. En estos últimos meses salieron muchas canciones, más de diez, que de a poco las voy sacando a la luz. Además llevo la alegría de estar viviendo esto, una vida en y con la música, con mis creaciones. La felicidad de viajar con ellas y que me reciban con tanto amor. Las ganas de jugar, pero también la clara sensación de que el tiempo corre sin parar, y todo crece, envejece, junto con uno”.



Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2022 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer