pixel facebook
Martes 29 de Noviembre de 2022

22 ° C Clima

Logo Editorial


Gritos toda la noche

Colaboración: Gonzalo Guzmán


Ph: Sebastián Amarilla / Micaela Servín


Renuncio a todo intento de objetividad al redactar esto, porque es una tarea casi imposible.

Con “El mató...” me fui encariñando con el tiempo. Primero fue con las melodías pegadizas que iban dejando huella, conectándose con veranos en los que tocábamos las canciones con amigos.

Inevitablemente, comencé a prestar atención a las letras. Eran sencillas pero llegaderas, y resonaban con fuerza con momentos de amistad, amor, alegría, dolor y nostalgia. Fue así como pronto comenzaron a formar parte del soundtrack cotidiano.

Al enterarme de su llegada al Norte, no dudé que tenía que ir. En Formosa no estamos tan acostumbrados a tener tan cerca a artistas que la están pegando a nivel nacional, y esta era una oportunidad para aprovechar.

Ya desde la compra de la entrada empezaba a acumularse un caudal de ansiedad y expectativa que iba en aumento.

Nos pusimos en contacto con amigas y amigos, nos organizamos minuciosamente y emprendimos el viaje. Le confiábamos a este recital el convertirse en una dosis necesaria de serotonina para seguir estirando lo que queda del año.

Al llegar al predio, vimos que entre el fondo de luces azules y rojas, emergieron cinco siluetas. Eran ellos. Los gritos de las multitudes inquietas anunciaban el comienzo de una noche que rogábamos fuese eterna.

De repente, comienza a sentirse la vibración de las guitarras distorsionadas, los colores del sintetizador, la fuerza del bajo y la firmeza de la batería, conducidos por las melodías de la voz, en un ambiente caluroso y eufórico.

La banda oriunda de la ciudad de La Plata pisó fuerte en Resistencia como parte del tramo final de una gira por el globo que inició en diciembre del 2021 en Buenos Aires, recorriendo América y Europa, y que finalizará el 21 de diciembre de este año en el estadio de Obras.

En el show, de poco más de dos horas, nos regalaron una lista de temas que abarcó casi la totalidad de “La síntesis O’Konnor”, álbum de 2017 con el que emprendieron un giro sonoro. Entre estos, “El tesoro” (que para mí ya puede ser considerado un himno contemporáneo de nuestra música) y también canciones clásicas de trabajos de estudio anteriores (“La dinastía Scorpio” o “Un millón de Euros”).

En el medio, las siluetas se van y nos dejan con la infinita y saturada retroalimentación de un delay que quedó sonando. ¿Iban a volver? ¿Era todo? No podía ser todo. Y por suerte, no lo fue. Efectivamente volvieron y nos regalaron un último aliento para concluir la jornada.

Lo vivido fue una comunión, un momento espe-rado en el que recibimos claramente un mensaje en común de nostalgia, amistad y también -por qué no- esperanza. Creo que todos los que estábamos ahí íbamos en busca de algo que nos ayude a seguir el día a día, una confirmación de que el camino era el correcto, de que por algo estábamos ahí disfrutando, recordando y viviendo realmente el presente.

Al terminar, nos miramos las caras para confirmar que lo logramos: todo lo malo se fue por un rato. Ahora había que volver a casa, a la incansable rutina, atravesar la masa transparente de lo cotidiano, pero que esta vez iba a ser, por lo menos, un poquito más dulce.

Celebramos como familia que todo sigue más o menos bien.



Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2022 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer